Terminó el Dakar para el equipo colombiano MS2 Racing con un meritorio puesto 34

A bordo de una poderosa Volkswagen Amarok V6 la dupla colombiana hizo historia al terminar la carrera más agresiva del mundo, y en un puesto mucho mejor de lo esperado.   

Enfrentarse a un Dakar es sin duda uno de los desafíos más grandes que el ser humano puede soportar. Se necesita de mucha cabeza fría para tomar la mejor decisión, guardar la calma en los momentos donde ubicarse es complicado, tener la valentía de reconocer que es tiempo para retirarse cuando las fuerzas se han agotado o el vehículo está averiado.

El equipo MS2 Racing conformado por los manizaleños Mauricio Salazar Velásquez (piloto) y Mauricio Salazar Sierra (co-piloto) tuvieron que decir adiós el año pasado cuando solo les hacía falta una etapa para terminar. Los daños en el carro, la falta de descanso y la escasez de tiempo para alimentarse bien les jugaron una mala pasada que los llevó a abandonar la competencia.

ms2 racing dakar 2019 a

Pero este año dieron la pelea, tomando ese momento desafortunado para convertirlo en una oportunidad para alcanzar la victoria, “sin prisa pero sin pausa” fue la consigna de los colombianos que usaron como estrategia cuidar su vehículo, tener paciencia y contar con la suerte de poder llegar todos los días al campamento a descansar y comer bien. En todas las etapas el trabajo en equipo, una conducción impecable y una navegación bien planeada los llevó a la meta.

En la etapa 10, el MS2 Racing partió desde Pisco a Lima con la ilusión de que nadie les quitaría la dicha de ver la bandera colombiana en la meta y la alegría de los niños de la Fundación Alejandra Vélez Mejía quienes estuvieron presentes en sus corazones, en cada etapa. Su actuación en la jornada los ubicó en la posición 39 en la etapa y en el puesto 34 en la general con un tiempo de 65 horas 45 minutos y 28 segundos.

ms2 racing etapa 8 a

"Estamos felices de haber terminado este Dakar 2019, que si bien fue más corto, para nada fue fácil. Más bien fue muy difícil, pero tuvimos un gran carro para afrontarlo y nosotros rodamos muy bien", explicó Salazar Velásquez. Por su parte Mauricio Salazar Sierra, copiloto, se refirió a lo duro de la prueba, que deja en claro el porqué es considerada la carrera a motor (de lejos) más difícil del planeta tierra. "Fue sufrido como todos los Dakar, pero estamos muy contentos de entregarle este regalo a nuestra ciudad, nuestro departamento y nuestro país".

Para lograr tal hazaña los colombianos tuvieron una herramienta que se comportó de manera superior: se trata de la pickup Volkswagen Amarok V6, una camioneta modificada para la competición que además de potencia, mostró mucho coraje para soportar las inclemencias de las dunas peruanas. Un fierro que también cumplió por encima de sus expectativas. 

Desde Autos de Primera les enviamos un agradecimiento a este par de guerreros que dejaron el tricolor de nuestro país en lo alto en la exigente prueba peruana. 

ms2 racing etapa 8 c