Porsche Macan: Un ágil y emocionante SUV para disfrutar todos los días

Porsche Macan 2017

Desde su versión de entrada, la Macan sorprende por su desempeño y transmite muchas emociones, sin dejar de ser un SUV funcional para el día a día.

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

Tras el éxito de la Cayenne, Porsche decidió ampliar su oferta de modelos SUV con la Macan, pensando en aquellos clientes que buscan una camioneta más deportiva y compacta. Haciendo uso de las sinergias existentes con el Grupo VAG, el fabricante propone este modelo, que se beneficia de la flexibilidad de los motores y plataformas modulares, pero también transmite esa “esencia” heredada de los legendarios deportivos de la marca.

En ese sentido, Porsche realizó un exhaustivo trabajo de ingeniera para configurar un vehículo que mantenga los estándares de la marca en términos de calidad y desempeño. Aunque la Macan ofrece un amplio abanico de configuraciones, decidimos evaluar la variante de acceso con motor turbo de dos litros, que la convierte en el modelo más accesible que el fabricante ofrece actualmente en Colombia.

Exterior

Pese a tener una longitud de 4,69 metros, los diseñadores de Porsche configuraron una atlética estampa que disimula muy bien sus dimensiones y da la impresión de ser más compacta. En esa sensación óptica son claves unos grandes pasos de rueda (que albergan rines de 18 pulgadas en esta versión) y una caída de techo muy inclinada, que la aproxima a la propuesta de estilo cupé vista en los BMW X4 y Mercedes-Benz GLC Coupé.

La elección del nombre (Macan significa tigre en idioma indonesio) realza la mayor agresividad de su silueta y subraya el mayor carácter deportivo que este SUV tiene en sus entrañas en relación a la Cayenne. Es por ello que también hay más elementos que recuerdan a los cupés y descapotables de Porsche, como los faros y tomas de aire, los hombros marcados de los costados y una línea de techo menos erguida.

Si bien el exterior puede personalizarse con el extenso surtido de accesorios disponibles en el catálogo de la marca (cuyo límite es la capacidad de la chequera), la apariencia de esta Macan “a secas” es más bien sobria, con varios elementos en negro brillante y mate decorando la carrocería (como el spoiler o las rejillas frontales), los mencionados rines de 18 pulgadas y las salidas de escape sencillas.

bwd  Página 1/2  fwd

Interior

Si por algún motivo el diseño exterior no nos parece muy deportivo, la disposición del habitáculo se encarga de disipar cualquier duda. Nada más al ingresar a la cabina, ya nos encontramos con el tablero de líneas horizontales, el timón deportivo de tres radios y el característico encendido colocado a la izquierda del volante, una concesión a las tradiciones de la firma. Aquí no hay mayores sorpresas, pues la ergonomía y distribución de los comandos es bastante similar a la de otros modelos Porsche, aunque para quienes no estén habituados, les puede parecer “exagerada” la cantidad de botones en la consola.

Acceder al interior no supone problemas, pues el piso de la Macan no es muy alto y los asientos están colocados en una posición baja en relación a camionetas similares. El espacio no es una de sus virtudes, aunque resulta suficiente para los pasajeros de atrás, según como se regulen los asientos delanteros. Por su parte, el habitáculo está recubierto por dentro con materiales de calidad y puede dar cabida a cinco adultos.

La visual del conductor es dominada por el cuadro de instrumentos y la pantalla central de siete pulgadas. Entre ambos proyectan abundante cantidad de información sobre el manejo y es posible monitorear cualquier detalle, aunque en este modelo Porsche ha preferido prescindir de los numerosos medidores análogos de los deportivos (pero se mantiene el tacómetro central) y ha centralizado dichos datos en la pantalla del computador a bordo, colocada en la tercera esfera.

Adicionalmente, el climatizador bizona mantiene muy fresco el habitáculo, mientras que su baúl de 500 litros resuelve muchas necesidades, aunque resulta ser de menor capacidad que en otros SUVs de similar tamaño. Su portón de apertura eléctrica se abre a distancia, lo cual facilita la colocación de objetos en un baúl de boca ancha, cuya caída de techo obliga a ser cuidadosos con los objetos voluminosos. Abatiendo el respaldo posterior (divido en tres porciones), se puede obtener una bodega de hasta 1.500 litros de capacidad.

bwd  Página 1/3  fwd

Comportamiento y mecánica

La variante más “humilde” de la Macan emplea un impulsor turbocargado de 2,0 litros (con regulación variable VarioCam) montado en posición longitudinal. Sus 252 caballos de potencia son administrados por una caja PDK de doble embrague y siete velocidades, mientras que la gestión electrónica del esquema de tracción total Porsche Traction Management (PTM) y sus diversos asistentes de manejo, responden ante la más mínima insinuación del acelerador para mantienen bajo control a este modelo de sabor deportivo con disfraz de vehículo familiar.

Al girar el contacto en el lado izquierdo, lo primero que notamos es el bajo ruido del motor, cuyo generoso torque (370 Nm entre 1.500 rpm y 4.000 rpm) permite lograr una marcha confortable en ciudad con la caja en posición D. El brillante conjunto mecánico brinda un empuje suficiente y la rápida gestión de la caja resulta clave en las aceleraciones. En poco tiempo nos encontramos usando las levas de cambio, buscando cualquier oportunidad para rebajar el cambio antes de una curva o practicar una conducción más entusiasta en la vía, sobre todo si activamos el modo Sport, que regala 200 rpm adicionales de retención.

Algo positivo es que el conocido feeling deportivo de Porsche no se ve diluido en ningún momento, sino que se percibe en cada sensación que transmite la experiencia de manejo, pues al exigir la Macan encontramos una suspensión que brinda un comportamiento dinámico satisfactorio en curvas, mostrando pocas inclinaciones de carrocería, lo cual permite cruzar con agilidad y rodar a un ritmo rápido sin mostrar la más mínima insinuación de pérdida de control, gracias a una dirección precisa (aunque algo aislada) que ayuda a inscribirla en las curvas y guiarla por la trayectoria deseada.

En autopista se muestra aplomada, ayudada por su gran anchura y las mayores dimensiones de sus llantas traseras (de medida 235/60 R18 adelante y 255/55 R18 atrás), lo cual permite transmitir la potencia con mayor seguridad, mientras que los frenos (de discos ventilado en ambos ejes) no mostraron ninguna pérdida de potencia tras un uso prolongado y su pedal permite modular la frenada de este SUV de 1.845 kg. Eso sí, la amortiguación puede resultar algo seca sobre superficies rugosas y no es de las que mejor absorbe las irregularidades.

bwd  Página 1/2  fwd

Sin ser un vehículo pequeño, su ágil manejo nos brinda la sensación de estar a bordo de un crossover compacto y no de un SUV de casi 4,70 metros de largo, lo cual lo hace maniobrable en ciudad y menos aparatosa y pesada que una Cayenne. La visibilidad es buena en casi todas las direcciones, menos hacia atrás ya que su pequeño espejo retrovisor central y los gruesos pilares no permiten tener un buen ángulo de visión. Lo mejor será en toda circunstancia apoyarnos bastante en los retrovisores laterales y los sensores de parqueo al momento de estacionarnos o de realizar alguna maniobra en espacios reducidos.

En general, la Porsche Macan está pensada para disfrutar detrás del timón y no en la banca posterior, pues el chasis pide ser exigido constantemente en rectas y curvas, mostrando siempre un manejo equilibrado, un elevado agarre y una fantástica respuesta del conjunto motor/caja, a lo cual se suma unos frenos contundentes.  

Evaluación final

En el caso puntual de esta variante, su desempeño es suficiente pero no excesivo, dejando muy satisfechos a la mayor parte de sus dueños, pero con “ganas de más” a quienes están acostumbrados al alto rendimiento, aunque para ellos existen las versiones S, GTS y Turbo. Desde esa óptica, también se extraña una nota de escape más deportiva, pues resulta ser muy silenciosa, incluso en modo Sport.

Si bien la idea es atraer nuevos clientes, la Porsche Macan también resulta ser un complemento perfecto para el cliente que, por obvias razones, no puede usar su deportivo en el día a día. Con un diseño seductor, un manejo ágil y una puesta a punto muy efectiva, traslada de una manera muy nítida la esencia deportiva de la marca al formato SUV.

  • Destacamos: Comportamiento dinámico, respuesta del conjunto mecánico y diseño.
  • Podría mejorar: Espacio para pasajeros en la parte posterior y relación precio/equipamiento.

Curiosidades

  • El compromiso deportivo de la marca queda latente en dos detalles muy llamativos: La ubicación de la batería (colocada en el baúl), a fin de favorecer el reparto de pesos, y la presencia de unos conductos en el capó, que ayudan a canalizar aire frío al intercooler.
  • La llanta de repuesto va colocada en el doble fondo y viene desinflada para ocupar menos espacio y favorecer la distribución de pesos. En caso de necesitarla, hay un compresor ubicado en el costado izquierdo que se encarga de inflarla.
  • Notamos la ausencia de una cámara de reversa o un sistema multimedia más intuitivo en nuestra unidad de prueba, mientras que la presencia de varios “botones blancos” nos reafirman que estamos en una variante de entrada.
  • Un dato histórico es que tras la descontinuación de los populares cupés 924, 944 y 968, Porsche no había vuelto a ofrecer modelos con motor delantero de cuatro cilindros. En el caso de la Macan, dicho impulsor es compartido con otros autos del Grupo VAG.