Jeep Compass Sport 2.4 MT: Renovación total para este SUV compacto

Jeep Compass Sport 2.4 MT 4x2 2018

Con una apariencia más llamativa, nueva plataforma y mayor nivel de refinamiento, el SUV compacto de Jeep está destinado a destacar en su segmento.

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

El segmento de los SUV compactos y medianos cada día cobra más relevancia entre los distintos fabricantes y siendo Jeep un especialista en camionetas, no podía quedarse atrás. Por ello, tomó la sabía decisión de sustituir los veteranos Patriot y Compass con un producto moderno, un concepto que combina la estética de los modelos grandes, con la ingeniería de sus vehículos más pequeños.

Así nace la nueva Jeep Compass, cuya segunda generación representa un salto evolutivo tan impresionante, que prácticamente la única semejanza que guarda con su antecesor es su nombre. Si bien la gama crecerá en el transcurso del año, por ahora solamente está disponible en versión Sport, la cual es importada desde Brasil y que tuvimos la ocasión de probar a fondo.

jeep compass sport 2.4 mt 4x2 2018 atras

Diseño

En términos de apariencia, no es un secreto que la carrocería de la nueva Compass está fuertemente inspirada en la Grand Cherokee, dando como resultado una camioneta más sofisticada e imponente. Eso lo notamos en elementos como el diseño de los faros frontales (con luz diurna LED) y la clásica parrilla de siete ranuras, la cual tiene un fondo negro, color que se replica en diversos detalles estéticos.

La silueta general, la forma de los arcos de rueda y hasta el estilo de sus rines de 17 pulgadas claramente nos remiten a su hermana mayor. Para esta versión Sport 2.4 MT 4x2 también contamos con stops de iluminación LED y se destaca el remate de la parte posterior, con una línea que divide el techo de la carrocería, dando la impresión de ser “flotante”. Puede que su apariencia sea algo sencilla, pero en conjunto transmite la solidez que se espera en un Jeep.

Para los que gustan de los datos curiosos, hay que recordar que este modelo comparte su plataforma con la Jeep Renegade (llamada FCA Small Wide LWB 4x4), pero convenientemente alargada para configurar una camioneta más grande. Gracias a ello, también aumentaron las dimensiones exteriores frente a la anterior Compass, por lo cual también se siente mejor plantada sobre la ruta, pues las trochas son más anchas.

En cifras, la carrocería de este SUV mide 4,35 metros de longitud, 1,82 metros de ancho y 1,63 metros de altura, con una distancia entre ejes de 2,64 metros. Pese a que esta variante de la Compass es de tracción delantera, exhibe un despeje respecto al suelo de 20,7 centímetros y unos ángulos de entrada y salida de 15,8° y 30,8°, respectivamente, permitiéndole sortear caminos destapados con relativa facilidad.

Interior

El cambio también es sustancial en el interior, pues en la nueva Compass encontramos superficies suaves en muchas áreas y en general, la calidad percibida mejoró de forma notable en relación a la anterior generación. Otro punto positivo es que el diseño y la distribución de muchos comandos nos recuerdan a la Renegade o la Cherokee, por lo cual resultará muy familiar para quien venga de otro modelo Jeep. Eso sí, aún sobreviven algunos plásticos rígidos en zonas muy expuestas.

Gracias a ello, la ergonomía está muy bien resuelta y resulta sencillo gestionar el climatizador bizona o la interfaz Unconnect a través de la pantalla táctil de siete pulgadas (con conectividad Apple CarPlay/Android Auto), que se suman a elementos como los mandos detrás del timón para ajustar el volumen o la pantalla de 3,5 pulgadas en el cuadro de instrumentos para ver información sobre la conducción.

Pese a su tamaño compacto, la Jeep Compass se destaca por la amplitud del interior, pues el conductor y el copiloto pueden sentarse con bastante comodidad, mientras que atrás es más espaciosa de lo que parece, acomodando a tres pasajeros sin problemas. Aun así, el baúl solo tiene 410 litros de capacidad (inferior respecto a varios rivales), pero se compensa con los múltiples huecos para almacenar objetos, incluyendo una curiosa caleta bajo el cojín del asiento del copiloto.

jeep compass sport 2.4 mt 4x2 2018 interior

Otro punto que suele llamar la atención en un Jeep son los múltiples easter eggs o detalles especiales dispersos por todo el habitáculo (o también en el exterior) y que hacen alusión a la iconografía y la historia de la marca. Cada uno de ellos está mimetizado con algún otro elemento del vehículo, convirtiendo su búsqueda en un reto bastante divertido. Y algo digno de mencionar es que la llanta de repuesto es igual a las demás y tiene rin de lujo.

Teniendo en cuenta que es la variante de entrada a la gama Compass, el equipamiento es razonable para su precio (más no abundante), pues incluye elementos como climatizador bizona, control de crucero, luz diurna LED, faros antiniebla con función ‘cornering’, anclajes LATCH, freno de parqueo electrónico y sensores de parqueo atrás con cámara de reversa, entre lo más destacado. La presencia de sensores de luz y lluvia quizá haría más completa la oferta.

En temas de seguridad, solamente hay dos airbags frontales (seis habría sido lo ideal), pero el conjunto de asistentes de manejo está compuesto por frenos ABS con EBD, controles de estabilidad y tracción, asistente de arranque en pendientes, monitorio de presión de llantas, asistente de frenado en lluvia y mitigación electrónica de vuelco.

Comportamiento y Mecánica

Bajo el capó de la Compass Sport encontramos un motor Tigershark de cuatro cilindros y 2,4 litros, el cual produce 172 caballos de potencia a 6.400 rpm y 229 Nm de torque a 3.900 rpm, que resulta ser muy similar al de las Renegade Longitude y es una evolución del impulsor de su antecesora. Funciona con mucha suavidad y ofrece una respuesta lineal desde bajas revoluciones, pero no se destaca por su aceleración.

Va acoplado a una caja mecánica de seis cambios, algo poco usual en su segmento, la cual envía todo el poderío a las ruedas delanteras. Pese a que las relaciones de caja están bien escalonadas, es necesario llevar a la Jeep Compass a un buen ritmo para efectuar sobrepasos o sortear pendientes, pues a veces se siente algo “pesada”. Tampoco hay que considerarla lenta, pero no hay que tener miedo de acelerarla hasta altas revoluciones si la circunstancia lo amerita.

jeep compass sport 2.4 mt 4x2 2018 motor

Donde más nos agradó la Compass Sport fue en el plano dinámico, pues el nivel de aislamiento es bastante bueno y la suspensión, sin ser dura, le permite un buen control en las curvas con poco balanceo de la carrocería, al tiempo que absorbe muy bien las irregularidades de las vías en mal estado. En conjunto, ofrece una calidad de marcha al nivel de rivales más costosos (e incluso más grandes).

Los frenos y la dirección también tienen un buen comportamiento y su inmediata respuesta nos recuerda a camionetas de mayor precio. Consideramos que su manejo lo hace un SUV muy versátil, que transmite mucho aplomo y confianza en carretera, mientras que en ciudad se muestra bastante cómodo y maniobrable, pues hasta el pedal del embrague es muy dócil.

Conclusión

La Compass era un producto que se merecía una segunda oportunidad y Jeep supo dársela al combinar algunas de las mejores virtudes de sus modelos más recientes con una carrocería muy llamativa y una acertada puesta a punto de su chasis, configurando un modelo que tiene argumentos convincentes para brillar entre los SUV compactos.

Puede que haya otros SUV de menor tamaño y precio con una propuesta más suntuosa en términos de equipamiento o quizá mejor desempeño, pero ninguno de ellos logra transmitir la solidez que se percibe detrás del timón de esta Jeep Compass. Tal vez habrá varios que deseen esperar a las versiones con caja automática y tracción 4x4, pero incluso desde su variante Sport, vale la pena apostar por este nuevo modelo que SK Bergé ya vende en Colombia.

  • Nos gustó: Diseño exterior, espacio interior y comportamiento dinámico.
  • Podría mejorar: Algunos faltantes de equipamiento, motor turbo.

EN VIDEO: Revisa aquí el test drive de la Jeep Compass Sport 2.4 MT 4x2