Ford Edge Ride: Confortable en largas distancias y bien equipada para el uso diario

Ford Edge Ride

Tras poner a prueba la variante ST, vuelve a nuestras manos este afamado SUV de Ford, ahora en una versión más asequible y con un marcado enfoque familiar.

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

Desde su llegada al mercado, la Ford Edge se posicionó como el “punto intermedio” entre la más compacta Escape y la Explorer de siete puestos, ofreciendo una interesante mezcla de cualidades de ambos mundos, dando como resultado un vehículo familiar de gran tamaño, que ha conquistado muchos adeptos por su favorable relación precio/producto.

Luego de evaluarla a fondo en su versión deportiva ST, volvemos a revisarla en su edición Ride, con un carácter netamente familiar y viajero. No solo para ver sus diferencias, sino también para entender las razones que hacen de la Ford Edge uno de los modelos más importantes de la casa norteamericana tras las actualizaciones que recibió hace algún tiempo.

ford edge sel 2020 b

Estilo

La actual generación de la Ford Edge (segunda) data de 2016 y aunque su estampa es bastante conocida, el rediseño efectuado por la marca agregó unos trazos más dinámicos a su carrocería, lo cual le da un look más fresco. Esta versión tiene una apariencia más sobria que la ST, algo que es evidente en la presencia de más piezas en negro mate y los rines de 18 pulgadas.

Quizá los cambios más perceptibles frente a los modelos anteriores están en la parte frontal, sobre todo en elementos como los faros Bi-LED con luz diurna, una parrilla cromada más grande y unas exploradoras LED, con molduras en forma de" L" que se insertan en unas cavidades más prominentes, lo cual hace que el parachoques luzca más llamativo.

ford edge sel 2020 c

Atrás también hay modificaciones importantes, pues en relación a la anterior Ford Edge cambia la forma de los stops LED, que ahora están unidos por una moldura negra (en vez de una tira LED). También hay algunos pliegues adicionales en el portón, los guardafangos y el parachoques (que pierde el reflectivo rojo). Otros elementos destacables son el spoiler superior y dos salidas de escape, que tienen un adorno en el tubo, simulando ser rectas.

Construida sobre la plataforma CD4, la Ford Edge es un SUV de grandes dimensiones para nuestro mercado, pues mide 4,79 metros de longitud, 1,92 metros de ancho, 1,73 metros de alto y su distancia entre ejes es de 2,85 metros, cotas similares a la de modelos como Chevrolet Blazer RS o Nissan Murano, dos de sus rivales por naturaleza.

Interior

ford edge sel 2020 d

Pese a su fresco exterior, la cabina de la Ford Edge Ride ya demuestra su edad, pues el diseño del tablero o el cuadro de instrumentos mixto la hacen ver anticuada, mientras los sencillos materiales no la hacen sentir muy sofisticada y sus acabados son mejorables. Sin embargo, todos los mandos están dispuestos de forma intuitiva, pues el computador a bordo o las ayudas de manejo se operan con facilidad, y encontramos varios huecos portaobjetos.

En el entorno del conductor, vemos que las distintas pantallas no tienen una interfaz tan moderna como en otros SUV similares, pero a cambio se visualizan con mucha facilidad. Y si bien no hay memorias para la silla del conductor, esta tiene ajuste eléctrico, mientras que la del pasajero es semi-eléctrica. Son bastante mullidas y confortables en viajes largos y adicionalmente tienen función de calefacción, bastante útil en las frías mañanas bogotanas.

ford edge sel 2020 e

Al igual que en otros Ford, en el centro hay una pantalla táctil de ocho pulgadas con interfaz SYNC 3 y Apple CarPlay/Android Auto, que se complementa con puertos USB de carga rápida y cargador inalámbrico, ocultos bajo una tapa en la consola central, la cual luce más despejada gracias al nuevo selector circular de la caja de cambios y el botón que activa el freno de parqueo electrónico. Como es usual en esta clase de SUVs, hay una gran cavidad entre los asientos delanteros.

Una de las grandes virtudes de la Ford Edge Ride es su generoso equipamiento, pues además de algunas cosas que ya hemos mencionado tenemos acceso sin llave, botón de encendido, sensor de luz y lluvia, volante con calefacción, climatizador bizona, sistema de sonido de nueve parlantes, navegador GPS, techo panorámico, cámara de reversa con sensores de parqueo y tapizado ActiveX, entre otros. De todas formas echamos de menos cámaras con visión 360° o los sensores delanteros.

ford edge sel 2020 f

Mención especial merece la completa dotación en seguridad, pues viene con ocho airbags, frenos ABS con EBD, asistente de arranque en pendientes, control de estabilidad AdvanceTrac, control vectorial de torque, anclajes LATCH, ayuda de cambio y permanencia en el carril, monitor de punto ciego, alerta de tráfico cruzado y el paquete de asistencias a la conducción Ford Co-Pilot 360.

Esto incluye elementos como alerta de choque frontal con frenado automático, detector de peatones, cambio automático de luces altas a bajas y control de crucero adaptivo con función Stop&Go, entre otros más. Por algo logró el Top Safety Pick en las pruebas del IIHS en EE.UU. y en Colombia recibió el reconocimiento a Mejor Equipamiento en seguridad en los Premios Vía 2019.

ford edge sel 2020 g

Pasando a la parte posterior, es uno de los SUVs más amplios de su categoría, con espacio de sobra para tres adultos a lo largo y ancho, gracias a un piso casi plano y la posibilidad de reclinar el espaldar para tener una posición más descansada. Y aunque es un plus contar con toma de 12v y enchufe de 110v, creemos que sería más útil incorporar puertos USB para los pasajeros.

A la par con el confortable interior, tenemos un amplio baúl al cual se accede por un portón de apertura eléctrica con función manos libres y cuyo espacio es muy similar al de sus rivales. Tiene 1.100 litros de capacidad (602 litros en formato VDA) y un detalle destacable es que la banca trasera se pliega al pulsar un botón colocado en el lado izquierdo del compartimiento.

Desempeño

ford edge sel 2020 h

Al igual que la Explorer, la Ford Edge ha sido un protagonista del downsizing en los motores de la marca. Hace varios años dejó atrás el V6 de 3,5 litros y adoptó un motor EcoBoost Ti-VCT de cuatro cilindros y 2,0 litros (equipado con sistema Start&Stop), el cual entrega 250 hp de potencia a 5.500 rpm y 373 Nm de torque a 3.000 rpm, acoplado a una nueva caja automática 8F40 de ocho cambios (en lugar de la unidad de seis marchas), que envía todo el poderío a las ruedas delanteras.

Lo primero que notamos en la Ford Edge Ride es que es muy cómoda y silenciosa. El motor apenas se percibe en la cabina y la caja funciona con suavidad, aunque extrañamos las levas de cambio cuando queremos tener un mayor control o retención adicional en las bajadas. También nos hizo falta el AWD, que aporta un plus de seguridad, pues notamos una pérdida de tracción en pendientes donde la superficie estaba húmeda.

ford edge sel 2020 i

Y aunque pesa 1.827 kilos, al ser 4x2 se percibe más rápida al momento de arrancar frente a sus rivales con sistemas de tracción total. Más o menos, tarda entre 9-10 segundos en completar el 0 a 100 km/h a la altura de Bogotá (2.600 msnm). Algo destacable es la manera en que este impulsor entrega la potencia y el torque en toda circunstancia, pues desde bajas revoluciones ofrece un buen empuje, sobre todo si hacemos uso del modo Sport de la caja.

Pese al desempeño del conjunto mecánico, su vocación familiar sale a relucir cuando se maneja a ritmos rápidos, pues la dirección no responde con tanta agilidad, hay un notorio balanceo de la carrocería y los frenos pierden efectividad tras un uso prolongado. Eso sí, en los largos viajes por carretera se disfruta la flexible suspensión y a pesar de su anchura, se siente más maniobrable cuando se maneja con tranquilidad. En general, la calidad de viaje es muy buena.

ford edge sel 2020 j

A pesar de transmitir algunas sacudidas al rodar sobre superficies irregulares, no podemos pasar por alto una favorable altura respecto del suelo de 20,3 centímetros, perfecta para superar baches, desniveles y otros desperfectos que encontremos en la ruta. En cuanto a consumos, registramos un promedio de 27 km por galón a lo largo de un test drive que cubrió 556 kilómetros por Bogotá y sus alrededores.

Conclusión

Es claro que la Ford Edge Ride sigue siendo un fiel exponente de las camionetas americanas de corte familiar e ideal si lo que se busca es un incansable viajero de largas distancias que ofrezca cierta practicidad en el uso diario, ya que es una alternativa que no se debe pasar por alto al momento de evaluar la compra de un SUV de gran tamaño para cinco pasajeros.

Si bien es una propuesta con varios años en el mercado, los cambios efectuados ayudan a mantenerla competitiva frente a sus rivales directos. Es importada de Canadá y su precio ($144’990.000) la sitúa en una compleja franja del mercado, donde confluyen diversos modelos de todos calibres, frente a los cuales tiene argumentos de peso para destacarse.

  • Nos gustó: Amplio interior, conducción suave, calidad de viaje y desempeño.
  • Podría mejorar: Consumos algo elevados, falta de AWD, comportamiento dinámico e interior poco sofisticado.

Ford Edge Ride, familiar y deportiva | Prueba-Reseña