Chevrolet Onix Sedán LTZ AT: La faceta familiar del carro más vendido en Latinoamérica

Chevrolet Onix Sedán LTZ AT

Este nuevo modelo está dirigido a uno de los segmentos más competitivos y esgrime argumentos como un amplio baúl o una buena calidad de marcha.

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

Disponible en nuestro país desde hace un par de años, el Chevrolet Onix ya es conocido en sus variantes hatchabck y crossover. Ahora, la marca del corbatín refuerza su portafolio con la nueva variante sedán de este exitoso modelo, que se conoce como Prisma en otros mercados y es uno de los carros más vendidos en Latinoamérica.

Disponible en tres versiones, este sedán fue presentado en el país durante el pasado Salón Internacional del Automóvil de Bogotá y ha tenido una buena acogida del público, pues en lo corrido del 2019 ya se ha convertido en uno de los carros más vendidos de la marca en el país. Es por ello que hemos decidido probar a fondo el Chevrolet Onix Sedán LTZ AT, la versión más equipada.

chevrolet onix sedan colombia

Diseño

Prácticamente todo el frontal del Chevrolet Onix Sedán es idéntico al del hatchback y en el caso de esta versión LTZ AT hay faros antiniebla, luces diurnas LED, rines bitono de 15 pulgadas y manijas en color de la carrocería. Evidentemente, las diferencias las notamos en los costados y la parte posterior, con un tercer volumen que es bastante voluminoso.

La adición del tercer volumen al Chevrolet Onix implicó modificar la caída del vidrio posterior y rediseñar algunos pliegues de la carrocería, al tiempo que se integró un tercer stop en la tapa del baúl. Hay que tener en cuenta que entre rivales de precio similar, este es uno de los carros más cortos, pues mide 4,28 metros de largo y tiene una distancia entre ejes de 2,52 metros.

chevrolet onix sedan 2019

Interior

Por dentro, el Chevrolet Onix Sedán es muy parecido a otros modelos de la marca y presenta un diseño actual, aunque hay muchos plásticos duros en toda la cabina, cuyo aspecto y acabados son bastante sencillos para un auto de este precio. Y si bien los asientos son cómodos y hay ajuste en altura para la silla del conductor, el timón únicamente se regula en altura.

El usual cuadro de instrumentos con velocímetro digital ahora iluminación blanca y es de fácil lectura, complementándose con la intuitiva pantalla táctil de siete pulgadas con interfaz multimedia MyLink, que ofrece conectividad Apple CarPlay y Android Auto. Su funcionamiento es muy bueno, aunque podría tener más de un puerto USB para conectar varios dispositivos. 

chevrolet onix sedan ltz at d

No es un carro que destaque por su amplitud, sin embargo cuatro adultos pueden viajar con comodidad, aunque se debe tener cuidado al acceder a las plazas traseras, pues la caída del techo es pronunciada. La quinta plaza no resulta ser muy cómoda y las diversas cavidades en la consola y puertas complementan a la pequeña guantera, .

Por otro lado, una de las mejores virtudes del Chevrolet Onix Sedán es un amplio baúl de 500 litros de capacidad, uno de los más grandes entre sus rivales y solo superado ligeramente por el de los Fiat Cronos o Volkswagen Virtus. Resulta ser práctico, pues la boca de carga es ancha, la tapa tiene buena apertura y el respaldo es plegable, aunque sería mejor si estuviese dividido.

chevrolet onix sedan ltz at e

El equipamiento de esta versión LTZ AT nos parece básico en relación a su precio, pero cumple con lo esperado en este tipo de autos en términos de confort y, además de lo mencionado anteriormente viene con aire acondicionado, vidrios y espejos eléctricos, radio con cuatro parlantes y cámara de reversa con sensores, entre otros ítems.

SI bien este modelo tiene tres estrellas en las pruebas de Latin NCAP, la dotación de seguridad queda por detrás de modelos como Mazda 2 Sedán o Volkswagen Virtus, pues solo cuenta con doble airbag frontal, frenos ABS con EBD, anclajes LATCH, tercer apoyacabezas y quinto cinturón de tres puntos. A este nivel de precios ya esperaríamos encontrar el control de estabilidad.

chevrolet onix sedan ltz at f

Comportamiento y Mecánica

Al igual que otras versiones del Chevrolet Onix, este sedán viene con el conocido motor SPE-IV de 1,4 litros y ocho válvulas, que entrega 98 hp de potencia y un torque de 126 Nm. Aunque lo entrega desde bajas revoluciones (2.800 rpm), no es un carro ágil y habrá que exigirlo más de la cuenta para tener una buena respuesta en diversas circunstancias.

Va acoplado a una caja automática de seis cambios con un modo manual que permite pasar los cambios por medio de un botón, el cual no es muy intuitivo de usar y que tampoco hace más rápido el paso de los cambios. En general, la transmisión funciona con suavidad y es adecuada para la conducción en el tráfico denso, pero su respuesta es algo lenta. También está disponible una caja mecánica de cinco cambios.

chevrolet onix sedan ltz at g

Lo mejor es su calidad de marcha, pues la suspensión absorbe bien las irregularidades y también evita balanceos notorios en curvas, por lo cual transmite mucha confianza detrás del timón. El aislamiento también está bien logrado para un carro de este segmento y no se filtran muchos ruidos del exterior, a no ser que el motor sea exigido a altas revoluciones.

En cuanto al manejo, la posición de conducción es óptima, pero la visibilidad hacia atrás está muy comprometida por la altura de la tapa del baúl y el pequeño retrovisor central, aunque la cámara y los sensores de reversa son útiles al parquear. En dichas maniobras, la dirección hidráulica es algo dura (sería óptimo tener la dirección eléctrica que ya se ofrece en Brasil), pero esto se agradece en las curvas, pues el Onix Sedán se guía con precisión.

Un dato importante es el consumo, pues el promedio fue de 46 km/galón. Con un recorrido de casi 200 kilómetros, gastamos poco más de 1/4 de tanque, a pesar de que la mayor parte del tiempo rodamos en ciudad y lo exigimos a fondo en algunas salidas fuera de la capital.

chevrolet onix sedan ltz at h

Conclusión

Junto con el Beat, el Chevrolet Onix Sedán viene a dar continuidad a una dinastía de modelos familiares de GM que han dejado huella en nuestro país. Es cierto que una nueva evolución ya viene en camino, pero mientras el futuro modelo llega a Colombia, la vigente generación aún tiene argumentos válidos para ser considerado una alternativa competitiva en el segmento de sedanes subcompactos.

Tratándose de un carro de vocación 100% familiar, tiene varios aspectos mejorables, pero sus fortalezas son aspectos muy valorados por la clientela y, sumando todas sus versiones, el Chevrolet Onix se ha ido convirtiendo en uno de los diez modelos más vendidos en Colombia, replicando el éxito logrado a nivel regional desde hace varios años.

  • Nos gustó: Baúl espacioso, conectividad y calidad de marcha.
  • Podría mejorar: Conjunto mecánico más moderno, relación precio/producto y equipamiento en seguridad.