Rentandes celebra 15 años de renting con el cliente como prioridad.

En 2014, la empresa se ubicó entre entre las 2.000 empresas más importantes del país al tener unos ingresos operativos 50.875 millones de pesos, con un crecimiento anual del 7,3%. Además, cerró con unos activos de 131.982 millones de pesos y una variación de 9,8%, respecto de 2013.

Rentandes gira en torno al arrendamiento operativo de vehículos, maquinaria y equipos. “Este triunfo del emprendimiento se lo debemos al respaldo de los accionistas, a la confianza de nuestros clientes y al compromiso de cada uno de los 50 empleados de rentandes, quienes en estos 15 años se han distinguido por su mística frente al cuidado de nuestro servicio”, expresa Alejandro Trujillo Tealdo, gerente general de la compañía.

En la actualidad, Rentandes hace parte de las Inversiones administradas por el Grupo Abraaj, un fondo de capital privado que invierte en más de 150 empresas alrededor del mundo. Este hecho le ha permitido abrirse a toda clase de marcas y proveedores contando, eso sí, con la experiencia adquirida en los talleres donde se prestaba servicio a los primeros activos de la flota en arriendo.

 Sobre el renting

El renting es un servicio de outsourcing que se contrata para disfrutar equipos de transporte o construcción liberando capital de trabajo para la actividad medular de la compañía. Mediante cánones mensuales se va pagando el uso del equipo y los gastos inherentes a su operación, como el mantenimiento, los seguros, la matrícula, el SOAT, el impuesto de rodamiento y las revisiones obligatorias, entre otros costos.

Entre los beneficios que otorga el renting se cuentan el disfrute de equipos y vehículos sin necesidad de compra, con lo que se adecúa el flujo de caja a las posibilidades del proyecto, la dotación de la empresa de una flotilla actualizada, el cambio de equipos cuando se requiera, la dedicación del capital de trabajo al propio negocio, sin inmovilizarlo en vehículos, la tercerización del manejo de la flotilla, la eliminación de trámites de impuestos, registros o seguros, y se elimina totalmente la carga administrativa de la flotilla.

Es un contrato de arriendo, este nunca constituye una deuda o pasivo para el usuario, y sus beneficios tributarios cobijan la totalidad del pago ya que este es un canon de arriendo que incluso genera IVA, el cual es 100% deducible para empresas contratantes y está absolutamente ligado con su actividad. Además, el IVA correspondiente al canon es deducible porque al llevarse a la cuenta corriente no se convierte en gasto.

Trujillo amplía: “El gran avance al desarrollar este tipo de servicio es que los empresarios colombianos pueden acceder a equipos y vehículos adecuados que su negocio o proyecto requieran, sin necesidad de usar su capacidad de endeudamiento con el sector financiero”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *