Las motos, un tema que merece más atención de las autoridades en Colombia.

El número de motocicletas en Colombia ya superó al de los carros.

Hay más motos que vehículos, esto ha incrementado muchas cosas: la inseguridad, el robo y, por supuesto, la accidentalidad”, explicó en diferentes medios de comunicación, el presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga.

Este incremento ha llevado a una aumento en la accidentalidad y a pensar en que la regulación existente no es suficiente.

Entre septiembre de 2002 y 2014, las motocicletas en la capital pasaron de 16.397 a 409.349, es decir, en doce años se multiplicaron por 25. A enero de este año, el Runt registra 5.5 millones en contraste con los carros que son 3.8 millones.

Nada más en Bogotá, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Movilidad, fallecieron 110 motociclistas en accidentes de tránsito entre enero y octubre de 2014 y de acuerdo con Medicina Legal, en 2013 hubo 2,754 motociclistas muertos y 21,171 heridos en accidentes de tránsito, frente a solo 475 muertos y 3,336 heridos en carros y camperos.

Lo más grave de este aumento en la accidentalidad, está en que una gran parte de las motocicletas no tienen el seguro que cubre daños y lesiones. Según Fasecolda, solo hay 3,3 millones de motos con Seguro Obligatorio (SOAT), casi la mitad anda sin cobertura, lo que demuestra la informalidad y la falta de controles.

Hay que buscar una regulación

Además de la rigurosidad que se debe buscar en el control del SOAT, existen otros elementos que se deben tener en cuenta frente a las motocicletas. Éstos vehículos tienen exención de pago en los peajes, no existen espacios de parqueo y habría que distinguir el uso que se les da, de trabajo o particular.

El no pago de los peajes es una medida incluida en la ley 787 del 2002, cuando la realidad de las motocicletas en nuestro país era muy diferente y su número era claramente inferior al de los vehículos. Hoy habría que discutir si aún se justifica ya que el uso y desgaste de las vías es mucho mayor.

Las licencias también necesitan mayor exigencia. Por ley, para conducir una moto en Colombia se debe tener un pase de Categoría A1 (para las de cilindraje igual o menor a 125 c.c) y de categoría A2 (para las superiores a 125 c.c.) Sin embargo, no se necesita un curso intensivo e incluso los comerciantes incluyen el trámite en el momento de la compra de la moto.

Ante el crecimiento, los empresarios invierten

El incremento del mercado de motocicletas en el país ha atraído a los inversionistas internacionales. La multinacional Hero Motocorp, el principal productor de motocicletas de la India y el segundo del mundo, aterrizó en 2014. Hero invertirá 70 millones de dólares en una planta ubicada en Villa Rica (Cauca) en la que esperan producir inicialmente 75.000 unidades al año.

Por su parte, las diez ensambladoras que hay en el país están ampliando sus plantas para atender la creciente demanda. Auteco, que maneja más del 30 por ciento del mercado, abrió una en Cartagena para ensamblar marcas como Kawasaki, Kymco y KTM, entre otras. Yamaha (Incolmotos) también amplió una planta con tecnología japonesa en Girardota (Antioquia).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *