¿Cómo mantener limpio el interior del vehículo? Aquí algunas recomendaciones

Durante una buena parte del día estamos al interior de nuestros autos y ante la situación actual, vale la pena ser más cautelosos con su limpieza.

El incremento de la contaminación del aire, sumado a la presencia y aparición de nuevos virus, tiene siempre en alerta a los sistemas de salud y entidades sanitarias, que emiten recomendaciones preventivas, incluso al interior de nuestros automóviles. Vale la pena señalar que una persona puede estar más del 30% de su día al interior de un auto, sea por trabajo o desplazamientos.

Afortunadamente, mantener limpio el habitáculo del carro no es un problema; sin embargo, es mejor extremar las precauciones para mantenerlo en las mejores condiciones de uso. Y aquí citamos algunas recomendaciones de limpieza:

  • Limpieza de asientos y tablero: En el mercado hay productos especializados para la limpieza de asientos y tableros, que no dañan los materiales del auto y a cambio, ofrecen una barrera protectora, pues sus componentes ayudan a eliminar virus y otros agentes microbianos. También es necesario aspirarlos para remover partículas y residuos solidos.
  • Zonas de más contacto: Además de los asientos y el tablero, hay que prestar especial atención a las manijas de las puertas, el volante, la palanca de cambios, las hebillas del cinturón de seguridad, botones y otras superficies, donde por efecto del sudor, se puede acumular la suciedad.
  • Limpieza de pantallas: Muchos fabricantes no recomiendan usar blanqueadores o productos a base del alcohol sobre las pantallas táctiles, por lo que una buena opción es usar una toallita limpiadora, que tampoco contenga solventes que puedan afectar dichos componentes.
  • Uso de gel antibacterial: Este producto puede ser una alternativa para efectuar una limpieza constante, sobre todo para personas que transportan pasajeros constantemente. No sobra llevar uno en la guantera y ofrecerlo a los ocupantes.
  • Aspirado de alfombras y tapetes: Esto asegura que restos de comida y polvo se eliminen, evitando que estos se conviertan con el tiempo en un promotor de microorganismos. Se debe evitar la acumulación de humedad en estos elementos, para evitar la formación de hongos y gérmenes.
  • Cambiar filtro del sistema de ventilación: Este dispositivo es el encargado de atrapar el polvo e impurezas del aire proveniente del exterior y evita que ingresen al interior del vehículo. Este filtro se debe revisar al menos cada 10.000 kilómetros y reemplazar si se encuentra negro.
  • Desinfección del sistema de ventilación: Tecnologías como Airlife Transport permiten sanitizar el sistema de ventilación del auto, pues allí se acumulan diversos microorganismos que pueden promover virus y alergias respiratorias.

Por último, use siempre guantes y evite aplicar directamente algún limpiador sobre las superficies, pues es mejor aplicarlos en un trapo o toalla que absorba la humedad y así no afectar los materiales o componentes electrónicos. No sobra mencionar que es prudente esperar unos segundos para que los químicos actúen y luego si retirar y secar.

Sin embargo, lo más importante es mantener una adecuada higiene personal (lavado constante de manos, evitar contacto físico, entre otras recomendaciones), pues de nada sirve realizar una limpieza adecuada de los lugares que frecuentamos, si nosotros mismos no creamos barreras que impidan el contagio y/o la transmisión de virus, bacterias y enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *