jaguar i pace ev400 hse b

Colombia se consolidó como líder en movilidad eléctrica en la región durante 2019

Según datos de ANDEMOS, el año pasado se matricularon 923 vehículos eléctricos en nuestro país, cifra que supera a los demás mercados de Latinoamérica.

No es un secreto que la comercialización de vehículos “eco-amigables” registra un notable crecimiento en nuestro país y solo el año pasado se matricularon 5.446 unidades de esta clase de automotores, incluyendo buses y motos eléctricas, así como autos híbridos, una tendencia que al parecer seguirá este año, o al menos así lo dan a entender las cifras del primer bimestre de 2020.

De ese gran total, 923 unidades corresponden a carros eléctricos (BEV), consolidando a Colombia como líder en comercialización de vehículos de este tipo entre los países latinoamericanos, superando a República Dominicana (625), Chile (521), Costa Rica (460) y México (295), los cuales completan el Top 5 de ventas, según las cifras suministradas por ANDEMOS.

jaguar i pace ev400 hse b

El buen desempeño de este grupo de vehículos obedece a los incentivos tributarios que reciben del Gobierno Nacional, como un IVA del 5% a los vehículos eléctricos e híbridos, incluyendo motos y bicicletas. Además, los vehículos eléctricos no tienen aranceles, y los híbridos tienen una tarifa temporal del 5% sujeto a contingentes hasta el año 2027. En América Latina y el Caribe no hay otro país que ofrezca beneficios similares.

A esto se suma que los sistemas de transporte masivo de ciudades como Bogotá, Cali y Medellín ya cuentan con una flota de vehículos eléctricos. En el caso de Bogotá, se espera que entren en operación 480 buses entre 2020-2021, mientras que Cali sumará 80 unidades a las 19 existentes y en Medellín ya ruedan 64 vehículos “cero emisiones”.

byd articulado electrico

Si bien Colombia es líder en la comercialización de vehículos eléctricos, los modelos híbridos (HEV o MHEV) también representan un aporte importante, pues reducen las emisiones de CO2 entre un 40 a un 60% y de NOx en un 80% frente a un vehículo convencional. Así mismo, ofrecen una autonomía mayor (entre 2 y 3 veces más) de consumo de combustible.

Aunque se han logrado importantes avances, se requieren mayores esfuerzos para crear nuevas regulaciones, estímulos fiscales e infraestructura, que permita la masificación de los vehículos de baja y cero emisiones en Colombia, pues depende del gobierno y el sector privado apostar por políticas públicas que permitan aprovechar aún más sus beneficios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *