Mercedes-Benz Clase A

El control de estabilidad cumple 25 años: un elemento que salva vidas

Mercedes-Benz Clase A

Desarrollado en conjunto por Daimler-Benz y Bosch, el control de estabilidad es un asistente de seguridad activa muy efectivo para prevenir accidentes.

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

Al igual que innovaciones en materia de seguridad como los airbags, cinturones de seguridad y frenos ABS, el control de estabilidad es uno de los elementos que no debe faltar en un auto. Si bien en Colombia apenas está empezando a ser exigido por los compradores e implementado lentamente en los autos de mayor venta, es una tecnología vigente desde hace años.

Vale la pena recordar que el control de estabilidad es una ayuda electrónica que permite el frenado individual de cada ruedas para evitar derrapes (tanto sobrevirajes, como subvirajes) en situaciones de riesgo. Va asociado a otros sistemas como el ABS y el control de tracción, por lo cual optimiza la frenada y permite una mayor maniobrabilidad de la dirección.

Control de estabilidad ESP

El ESP ayuda a prevenir el 80% de los derrapes


Trabajo conjunto

Su desarrolló inició durante los años 80 por Bosch y Daimler-Benz (de forma independiente), con el objetivo de lograr una solución destinada a garantizar un mayor control del auto en situaciones críticas de conducción. En 1992 decidieron consolidar sus trabajos en un equipo conjunto y el sistema estuvo listo en 1994, bajo el nombre de Control de manejo dinámico.

Sin embargo, se tuvo que esperar hasta mayo de 1995 para que se introdujera esta nueva tecnología en los Mercedes-Benz S 600 Coupé (W140), ya con el nombre comercial de Elektronisches Stabilitätsprogramm (abreviado ESP). Así, el Programa Electrónico de Estabilidad debutó oficialmente como equipo de serie en un vehículo por primera vez en la historia.

mercedes benz control estabilidad historia d

Mercedes-Benz S 600 Coupé, el primer auto con ESP de serie


Poco tiempo después, Mercedes-Benz también lo implementó en los S 600 sedán y los descapotables SL 600 (septiembre de 1995) y luego lo ofreció de forma opcional para sus modelos equipados con motor V8 (incluyendo el Clase E). Sin embargo, para 1999 se convirtió en un equipo estándar en todos sus autos, como consecuencia de un hecho olvidable para la marca.

El episodio del Clase A

Se trata de la famosa “prueba del alce” efectuada por la revista sueca Teknikens Värld al novísimo Mercedes-Benz Clase A (W168) en 1997, cuyo resultado fue el volcamiento del auto tras intentar realizar una maniobra evasiva abrupta. Fue un duro golpe para el fabricante, que se solucionó meses más tarde con una versión mejorada del hatchback y equipada con el ESP de serie.

mercedes benz control estabilidad historia f

Mercedes-Benz A 160 de la “prueba del alce” / Foto: Teknikens Världs arkiv


Debido a este infortunio, el control de estabilidad se “democratizó” en todos los Mercedes-Benz y la marca admite que el número de autos involucrados en accidentes graves ha disminuido un 43% desde la implementación del ESP. A su vez, organismos como Euro NCAP señalan que este dispositivo puede reducir el índice de mortalidad en las vías en más de 20%.

Gracias a su comprobada efectividad para prevenir siniestros viales, esta innovación de Bosch y Mercedes-Benz marcó un nuevo punto de evolución tecnológica.  Su indiscutible efectividad para prevenir siniestros viales lo convirtió en un estándar de la industria automotriz en términos de seguridad activa. Hoy en día se encuentra en casi todos los autos nuevos que se venden y en algunos países es un dispositivo obligatorio.

mercedes benz control estabilidad historia e

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *