Bentley Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner

Finalizó la producción del Bentley Mulsanne y su motor V8 de 6,75 litros

 Bentley Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner

Tras una larga carrera, estos venerables iconos pasan a la historia. El Bentley Mulsanne cederá su lugar al Flying Spur como el “buque insignia” de la marca.


Como viene sucediendo en otros fabricantes de gran prestigio, poco a poco la tradición cede su lugar a la modernidad y en Bentley no es la excepción, pues anunció el final de la producción de su lujoso sedán Mulsanne y con ella, también se despide del legendario motor V8 de 6,75 litros. Ambos han sido icónicos para la casa de Crewe.

En honor a Le Mans

En el caso del Bentley Mulsanne, su historia se remonta a la década de 1980 cuando se presentó por primera vez al público como una versión de alto rendimiento de la clásica berlina de lujo británica y estuvo vigente hasta 1992. Posteriormente, en 2010, la firma decidió revivir esta denominación para un auto completamente nuevo, que mantuvo en producción hasta la fecha.

Bentley Mulsanne producción

Esta versión moderna contó con varias versiones a lo largo de una década, incluyendo variantes de alto rendimiento, con más equipo de lujo o distancia entre ejes alargada. Finalmente, la serie especial Bentley Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner (limitada a 30 unidades) marcó el punto final de esta saga de modelos, cuya principal actualización tuvo lugar en 2016.

El fabricante todavía no ha decidido el destino final de la última unidad producida del Bentley Mulsanne, pero se sabe que el penúltimo en salir de la línea de armado (en color tungsteno/oro rosa), está destinado a un comprador en EE.UU. Según los datos suministrados por la marca, se produjeron más de 7.300 unidades a lo largo de su vida comercial.

Motor Bentley V8 de 6,75 litros

Emblemático

Con el fin de la producción de esta lujosa berlina, también se suspende la fabricación del venerable motor V8 de 6,75 litros, en servicio desde 1959 y que a lo largo de seis décadas estuvo presente bajo el capó de varios modelos de la compañía. En su versión original producía 180 hp, pero las progresivas actualizaciones lo llevaron hasta 530 hp en sus especificaciones finales.

Cada uno de los 36.000 motores V8 de 6,75 litros de Bentley fueron hechos a mano y los técnicos tardaban alrededor de 15 horas en montar cada uno de ellos. Actualmente, la casa inglesa ya emplea nuevos motores V8 de 4,0 litros, W12 de 6,0 litros y hasta un V6 híbrido, los cuales son más eficientes y poderosos, pero tan suaves como su antiguo predecesor.

Bentley Mulsanne

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *