Sistema SICOV genera enorme trancón de licencias de conducción

La entrada de un sistema para evitar fraudes tiene parada la entrega de miles de licencias de conducción en toda Colombia.  

Como todo lo que tiene que ver con el tránsito y transporte en Colombia, la entrada de un nuevo sistema, un cambio normativo o hasta un programa para realizar auditoria a los miles de trámites que los colombianos realizan día a día; al comienzo genera un enorme frenazo que, como siempre, terminan pagando los que menos velas tienen en el entierro: los usuarios.

Esta vez se trata del Sicov, un sistema que debido al fraude que se presentaba en muchas entidades que formaban y validaban los conocimientos de los conductores que se movilizan por el territorio nacional; hace el respectivo seguimiento electrónico de cada proceso para garantizar la idoneidad del conductor.

Nos vimos obligados a implementar este sistema, porque en las visitas de inspección encontramos que algunas escuelas y estudiantes se confabulaban para no cumplir con las horas de clase exigidas”, explicó al respecto Javier Jaramillo, Superintendente de Transporte.

CIFRAS. 12 mil pases están retenidos en estos días que la Superintendencia de Transporte denomina ‘de transición’. $71.400 es el costo adicional que se deben pagar por el Sicov.

No obstante el Superintendente dice que hasta el momento el 70% de las entidades capacitadoras ya están en el Sicov, los gremios del sector se muestran en desacuerdo. 

El sistema que montaron es muy bueno en la teoría, pero está siendo totalmente inoperante en la práctica”, dijo Andrés Agudelo Ospina, presidente de la Asociación de Centros de enseñanza Automovilística de Antioquia (Aceant).

Agudelo agregó que son muy pocas las que cuentan con esa tecnología, y que el sistema se lanzó sin realizar la suficiente capacitación con las entidades formadoras.

Más de 138 centros en el país son testigos que no está funcionando. Tenemos como probarlo”, puntualizó Andrés Agudelo.

La idea es no entregarle la licencia a cualquiera”, concluyó el Superintendente de Transporte. La polémica está servida…