Los fabricantes de autos podrían producir tapabocas y algunos equipos médicos

Varias compañías están respondiendo al llamado de gobiernos para ayudar en la producción de elementos que permitan manejar la contingencia global por el COVID-19.

Con la emergencia sanitaria generada por la propagación global del COVID-19, varios gobiernos e instituciones están buscando ayuda en todos los sectores de la sociedad, pues en muchos países, el número de contagios ha superado la capacidad de respuesta de los servicios médicos, así como la cantidad de insumos previsibles.

bmw serie1 leipzig b

Es por ello que en países como EE.UU. o Italia, se ha buscado la colaboración de la industria automotriz y sus complejos fabriles para la elaboración de tapabocas y respiradores artificiales. En ese sentido, hay varios anuncios positivos que transmiten esperanza en medio de la crisis que vive el planeta y que todavía no muestra “síntomas positivos”.

Por ejemplo, General Motors, Ford y Tesla han prometido su apoyo para ofrecer recursos para fabricar más ventiladores, así como también Nissan y los equipos de Fórmula 1 instalados en el Reino Unido. Mientras tanto, Fiat-Chrysler convertirá una de sus plantas en China para producir alrededor de un millón de tapabocas al mes.

planta gm colmotores 2019

A su vez, empresas como GE Healthcare y 3M están investigando si es factible producir algunos equipos médicos con componentes normalmente usados en la producción de automóviles. Si bien las líneas de producción se podrían utilizar para aumentar la oferta de estos elementos, expertos y directivos del sector automotor señalan que esto no sería tan fácil.

Además de ser bastante sensibles, los equipos médicos requieren componentes y materiales muy específicos, así como hardware y software especializado. Y está por verse con qué rapidez las compañías que producen estos elementos ceden su know-how a los fabricantes de autos para acoplarlo a las líneas de producción.

bmw planta mexico c

Si bien la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) anunció una flexibilización en el proceso de aprobación de dispositivos médicos, expertos creen que las empresas automotrices y aeroespaciales podrían tardar más de un año en comenzar a fabricar equipos como ventiladores o respiradores artificiales.

Infortunadamente, se trata de una carrera contra el tiempo para revisar la viabilidad de estas propuestas y mientras tanto, contagiados de todo el mundo esperan por recibir una buena atención de los servicios de salud. Por ahora hay que rescatar la buena voluntad de las empresas en ayudar a superar esta coyuntura.