Mercedes-Benz GLS 2020, renovación total para esta camioneta de lujo

Mercedes-Benz GLS AMG Line

El SUV más grande de la casa alemana se renueva por completo e incorpora diversos accesorios que la hacen más cómoda y refinada.

Luego de actualizar toda su oferta de camionetas, hacía falta una renovación total de la Mercedes-Benz GLS, el buque insignia entre sus SUVs y rival de modelos como BMW X7 o Range Rover LWB. Con 5,21 metros de largo y 3,14 metros de distancia entre ejes, no cabe duda que los seis o siete pasajeros pueden viajar con un elevado nivel de confort.

La cabina de este enorme SUV viene con la interfaz MBUX y todos sus asientos son de regulación 100% eléctrica, incluso para abatirlos y ampliar la capacidad del baúl. Según Mercedes-Benz, en la tercera banca se pueden sentar personas de hasta 1,94 metros de estatura y se puede pedir calefacción para todas las plazas y un climatizador con cinco zonas.

mercedes benz gls 2020

Dentro de los elementos de confort que se pueden añadir en la Mercedes-Benz GLS están un cargador inalámbrico adicional, pantallas de 11,6 pulgadas para la parte posterior, comandos independientes para funciones de climatización y entretenimiento, puertos USB adicionales, apoyacabezas y sillas más mullidas y una función que baja la suspensión trasera en cinco centímetros para facilitar el acceso al baúl.

Quizá la mayor curiosidad de este modelo es la “función de lavado” que ayuda al conductor a introducir con más facilidad la camioneta en los autolavados. Al activarse, cierra ventanas y sunroof, pliega los espejos, desactiva el sensor de lluvia, activa el climatizador y proyecta imágenes del exterior del vehículo mientras atraviesa el túnel de lavado.

mercedes benz gls 2020 f

En cuanto a la oferta mecánica, habrá versiones turbodiésel de seis cilindros (GLS 350d de 286 hp y GLS 400d de 330 hp) y gasolina con turbocargador (GLS 450 V6 de 367 hp y GLS 580 V8 de 489 hp). Ambos vienen con caja automática 9G-Tronic (en opción con bajo) y una suspensión neumática con función Airmatic, que analiza las condiciones del camino para ajustar automáticamente todo el sistema y ofrecer una marcha más cómoda.

Al igual que otros modelos de Mercedes-Benz, la GLS viene con un sistema EQ Boost, que adiciona a los motores de gasolina una máquina eléctrica (asociada a la red de 48 V) con 22 hp de potencia, que no puede mover por sí sola al vehículo, pues solo ayuda al motor de combustión en los períodos de aceleración, recupera energía en las frenadas y actúa como motor de arranque.

Esta lujosa camioneta es considerablemente más grande que su antecesora y está enfocada a mercados como China, Estados Unidos, Medio Oriente o Rusia, aunque también se ofrecerá en otros mercados a nivel mundial.