El Jeep Wrangler se renueva por completo y llega a su cuarta generación

Jeep Wrangler 2018

El icónico todoterreno sigue fiel a su esencia, pero incorpora diversas modificaciones para hacerlo más capaz dentro y fuera del asfalto.

Más allá de ser uno de los pocos todoterreno de concepto clásico que quedan en el mercado y de cargar a cuestas con toda la imagen de la marca, para Jeep no resulta tan sencillo renovar un modelo como el Wrangler, pues precisamente es la fidelidad a su concepto lo que asegura el éxito que tiene entre sus seguidores. Aun así, la marca asumió la compleja labor de renovar de punta a punta a su vehículo más icónico.

El estilo del nuevo Wrangler no difiere mucho del que ya mostraban sus antecesores, aunque ahora es más estilizado y sus líneas adoptan sutiles diferencias. Gracias a ello, se incrementó la longitud, pues la versión de dos puertas ahora mide 4,23 metros (71 mm más largo) y su distancia entre ejes crece en 3,5 centímetros. Por su parte, los Unlimited ahora miden 4,78 metros (96 mm más) y en ambos casos el ancho se incrementó en cinco milímetros. Tal como en iteraciones pasadas, estarán disponibles las variantes Sport, Sport S, Sahara y Rubicon.

Jeep Wrangler Rubicon 2018

bwd  Página 1/2  fwd

Los cambios estéticos también permitieron mejorar la visibilidad externa (las superficies acristaladas son más grandes) y ahora será más fácil abatir el parabrisas delantero (sólo hay que aflojar cuatro tornillos en vez los 28 del modelo saliente), al tiempo que el techo de lona abandona el sistema de cremalleras y su mecanismo de plegado ha sido rediseñado por completo para que sea más sencillo de retirar. También sigue vigente la cubierta rígida desmontable.

Pese a este incremento en las dimensiones, el Wrangler es hasta 91 kilos más ligero que su antecesor, gracias al empleo de aluminio en piezas como capó, guardabarros, puertas, bisagras y marco del parabrisas, mientras que estructura interna del portón posterior es de magnesio. De todas formas, el chasis independiente (de largueros y travesaños) sigue siendo de acero, aunque ahora hay mayor presencia aceros de alta resistencia.

A tono con la actualización del exterior, la cabina de Wrangler también se ha modernizado pero sin dejar atrás su esencia clásica. Jeep menciona mejoras en el espacio interior y la calidad de los materiales, al tiempo que será posible incorporar elementos de conectividad ya vistos en otros modelos de la marca, como interfaz Uconnect, pantallas táctiles de 5, 7 o 8,4 pulgadas, dos puertos USB y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay.

Dentro del equipamiento se contemplan faros LED, rines de 18 o 19 pulgadas (hay diversos diseños), tapizados de tela o cuero, insertos en cuero para el tablero, navegador GPS, cámara de reversa, equipo de sonido Alpine, acceso KeyLess, botón de encendido, display digital en el cuadro de instrumentos y asistentes de manejo como alerta de punto ciego.

Si bien su verdadero hábitat es fuera del asfalto, Jeep ha realizado cambios que hacen al Wrangler más confortable en el uso diario, como una suspensión recalibrada para brindar una marcha más suave y la dirección (asistida electro-hidráulicamente) pasa a ser de piñón y cremallera. Eso sí, siguen vigentes los ejes rígidos Dana 44 en ambos extremos.

Mecánicamente, el nuevo Wrangler llega con una importante novedad en su conjunto motriz y es que adopta un motor turbo de cuatro cilindros y dos litros, que produce 272 caballos de potencia y 400 Nm de torque e incluye un sistema eléctrico de 48 voltios, convirtiéndolo en un modelo mild-hybrid que permitirá una mayor eficiencia en consumos. Únicamente se podrá asociar a la nueva caja automática de ocho relaciones.

Jeep Wrangler Unlimited Sahara 2018

bwd  Página 1/2  fwd

Por lo demás, sigue intacto el conocido motor V6 Pentastar de 3,6 litros (289 hp y 352 Nm) que se podrá asociar a una caja automática o mecánica de seis cambios y en los mercados europeos también existirá la opción de un V6 turbodiésel de 3,0 litros con 264 caballos de potencia y 600 Nm de torque, gestionados por una caja automática de ocho cambios. Elementos como el sistema de tracción total Command-Trac y la posibilidad de equipar diferencial trasero de deslizamiento limitado están presentes en toda la gama.

Hablando de capacidades todoterreno, Jeep señala que dependiendo de la variante del Wrangler, el despeje respecto al suelo varía entre 24,6 cm y 27,4 cm, mientras que el ángulo de ataque oscila entre 41,4 y 44º, el ángulo ventral varía entre los 20,3 y los 27,8º, y el de salida entre los 35,9 y los 37º. Obviamente las mejores cifras se obtienen con el Wrangler Rubicon, que incluye los robustos ejes Dana 60, reductora con una relación de 4:1, autoblocantes electrónicos, barra estabilizadora delantera desconectable de forma electrónica y pasos de rueda cinco centímetros más altos para albergar unas gigantescas llantas de 33 pulgadas de diámetro.

Con todos estos cambios, el todoterreno más auténtico de Jeep llega para 2018 cargado de novedades y se pondrá a la venta en Estados Unidos a comienzos del próximo año, cuando las primeras unidades fabricadas en la planta de Toledo, Ohio lleguen a los concesionarios.

EN VIDEO | Nuevo Jeep Wrangler 2018