BMW sorprende al mundo con el vistoso i8 Roadster de dos puestos

BMW i8 Roadster 2018

El deportivo de la casa bávara gana una versión descapotable, que pierde los puestos posteriores y recibe sutiles cambios frente al cupé.

Anticipado desde hace un tiempo, el BMW i8 Roadster finalmente hace su debut oficial en el Autoshow de Los Ángeles 2017, que básicamente conserva las claves de diseño del cupé, aunque con obvias diferencias estéticas. También hay actualizaciones en otros aspectos en comparación al modelo original de techo rígido, aunque el fabricante indica que estas serán incluidas en ambas carrocerías a partir del próximo año.

Dentro de los rasgos que se conservan, están las puertas que se abren hacia arriba y una carrocería cuyos paneles están fabricados en aluminio y plástico reforzado con fibra de carbono. Sin embargo, pese a los refuerzos estructurales, el i8 Roadster apenas pesa 60 kg más que el cupé, debido también a que prescinde de las dos plazas posteriores (pasa de ser 2+2 a ser un biplaza). En su lugar hay una pequeña cavidad de 100 litros de capacidad para almacenar cosas y una ventanilla posterior.

Respecto a la capota, esta es de lona y su mecanismo de plegado es eléctrico, almacenándose de forma vertical detrás de los asientos cuando el i8 Roadster rueda descapotado, momento durante el cual la ventanilla posterior se eleva 30 milímetros para servir como un deflector de viento. Tanto la apertura, como el cierre, tardan solo 15 segundos y se pueden realizar hasta una velocidad de 50 km/h. Y como es usual en BMW, el interior se podrá personalizar con varias opciones de materiales y texturas para los asientos y el tablero.

A su vez, hay dos colores nuevos para la carrocería (E-Copper Metallic y Donington Grey Metallic shades), mientras que los rines de 20 pulgadas tienen un nuevo diseño y pesan un kilo menos que los que llevaba el cupé. En opción se podrán incorporar elementos como faros con iluminación láser, sistema Head-Up Display, visión periférica con asistencia de parqueo y tres opciones de acabado exterior e interior: Carpo, Halo y Accaro.

Para su impulsión, se mantiene el conocido esquema híbrido que combina un motor TwinPower Turbo de 1,5 litros y 231 hp (que estrena un nuevo sistema de escape) con un motor eléctrico, el cual ahora produce 143 hp. Cada uno de ellos mueve un eje (el de gasolina el posterior y el eléctrico el delantero) y su funcionamiento se gestiona por medio de varios modos de manejo: uno 100% eléctrico, otro híbrido (ambos impulsores están activos) y uno llamado eDrive, que permite alcanzar mayor velocidad en modo eléctrico (120 km/h vs. 105 km/h).

Para alimentar a este motor, BMW ha instalado una batería de mayor capacidad que en el i8 Coupé (9,4 kWh neta y 11,6 kWh bruta), que permite una autonomía de 53 km con una sola recarga y requiere menos de cuatro horas y media para recuperar su carga. En total, el conjunto produce una potencia total de 374 caballos, que cuando entran en acción le permiten al nuevo i8 Roadster alcanzar los 100 km/h en solo 4,6 segundos y desarrollar una velocidad máxima de 250 km/h.

bwd  Página 1/2  fwd