BMW M Performance Parts Concept, la visión de un cupé deportivo más ligero y radical

BMW M Performance Parts Concept

Tomando como punto de partida el M2 Competition, BMW ha desarrollado este modelo conceptual, con piezas de carrocería más ligeras.

No es ningún secreto que la casa de Múnich siempre ha sido un referente cuando se habla de cupés deportivos de seis cilindros y por ello, aprovecha la interesante base que ofrece el potente M2 Competition para crear el M Performance Parts Concept, un modelo en el cual se han empleado todas las piezas actuales del catálogo M Performance de la marca, junto con otras que estarán disponibles en el corto plazo.

Llama la atención que todo el carro esté decorado por dentro y por fuera con una combinación de colores gris oscuro mate (Frozen Black), negro y dorado, presentes en todas las piezas de la carrocería, los tapizados, los rines, las costuras, etc. Evidentemente hay un uso extensivo de materiales como microfibra, Alcántara, fibra de carbono, plástico o aluminio para reducir el peso en 60 kilos frente al M2 Competition estándar.

bmw m performance parts concept 2018 atras

En el frontal del BMW M Performance Parts Concept llama la atención elementos como parrilla, capó, guardafangos y faldones, todos fabricados en fibra de carbono y que en conjunto, reducen más de 10 kilos de peso. A ello se suman el techo, la tapa del baúl y el difusor posterior, que también restan más de 10 kilos de peso al conjunto.

Si bien la cabina no ha sido despojada de accesorios como el sistema de entretenimiento o el climatizador, si cuenta con unos baquets delanteros cuya estructura es 9 kilos más ligera y unos asientos traseros de nuevo diseño, que pesan 13 kilos menos que la banca posterior estándar. Evidentemente, los llamativos rines de aluminio forjado de 19 pulgadas también ayudan a reducir el peso en 6 kilos y van montados en llantas Michelin Sport Cup 2  semi-slick.

bmw m performance parts concept 2018 interior

No hay cambios bajo el capó, donde sigue presente el motor turbo de seis cilindros y 3,0 litros que produce 411 caballos de potencia, pero si en el tren de rodaje, pues se incluye la suspensión M Performance (que reduce la altura respecto del piso en dos centímetros), unos amortiguadores de dureza variable y muelles más rígidos, junto con mordazas de freno en color negro.

Más allá de anticiparnos una versión de producción (un M2 CSL no caería nada mal), BMW quiere demostrar las posibilidades de personalización que ofrece y que no solo se limitan a colores o materiales del interior de su línea Individual, sino que el catalogo M Performance permite crear un modelo que está prácticamente listo para ser usado en pista.

bwd  Página 1/2  fwd