Crónica. Dusteros se lanzan a la aventura en Tuparro, una travesía de altísima dificultad

 Desde que esa locura llego a oídos de los Dusteros siempre se tuvo claro que la asistencia no sería alta. Pero al final resultaron 23 camionetas.

"Aventureros esta travesía es de altísima dificultad": así se les repetía muchas veces, algunos entraban, preguntaban y al día siguiente se bajaban de la Aventura. Día a día íbamos terminando preparativos, pimpinas ¡listas!, parrillas ¡listas!, exploradoras ¡listas!, mallas ¡listas! Así llego el día 2 de enero, 4 am todos los aventureros dispuestos a cumplir con lo propuesto, de todas formas cuando se daban las indicaciones se repitió, "están a tiempo de desistir y quedarse en su vida cómoda", ellos sonrieron y en sus rostros se veía algo de impaciencia. Se abordaron los vehículos y se dio inicio a 9 días de aventura.

club dusteros aventura tuparro a

DÍA 1. Muy relajado, 350 km de ruta pavimentada, todos felices, pero con rostros de expectativa, se recorre la vía Bogotá – Villavicencio Meta, lleno de grandes obras de ingeniería, se arriba a Villavicencio se desayuna, se continua el camino turismo en Puerto López Meta, en el monumento el Ombligo de Colombia, se arriba a Puerto Gaitán Meta, lunes 3:00pm, almuerzo demorado y a descansar, para algunos armar camping y para otros hotel.

club dusteros aventura tuparro b

DÍA 2. 4 am hora de encuentro, 6 am hora de salida, 2 horas de retraso, pero no importa, en el papel dice que son 8 horas de viaje, nada que un gran aventurero no pueda resolver. Primera pinchada, se soluciona pronto y se continúa el camino, se desayuna en Puente Arimena, Meta, se acerca el cruce que nos llevaría a Primavera, en Vichada. Después del cruce encontramos en la vía unas grandes lagunas que se sobrepasan sin problema, 6 lagunas de aproximadamente 30 cm de profundidad; la ruta ya está mostrando un abrebocas de lo que nos esperaba. Hermosas sabanas, ganado llanero acompañaba el paisaje. Llegamos al lugar de almuerzo Guacacias, Vichada, se nota algo de cansancio, frases "uy el terreno es duro". 3:00 pm, y con un aproximado de 3 horas para llegar a Primavera, decía el guía. Continuamos el camino, esperando ya descansar ese día; teníamos que llegar a Tambora al día siguiente, no era problema, aparte de unas lagunas, la vía destapada, que en momentos se perdía, pues tocaba pasar cercas que hacían parte de esas grandes fincas que conforman los Llanos Orientales. Las camionetas disfrutan de bellos paisajes, la ruta continúa hacia Primavera, solo dos horas decían pero el camino de ahí en adelante iba a cambiar. Grandes surcos que dejan los doble troques y buses por el paso, suelo mojado y liso, algunos resbalones sin mayores contratiempos. Faltan 35 kilómetros "estamos cerca muchachos", pero la ruta se pierde no hay paso, grandes charcos, llenos de barro, y palos, síntoma que varios vehículos han quedado atrapados en esos lodazales. Bueno comienza la diversión, toca buscar la zona menos profunda para poder pasar, pasa uno, dos tres... "Dios esto esta duro” decía la caravana, pero falta poco, una hora 3 kilómetros, se debe continuar no hay marcha atrás, se escuchaban voces de protesta, pero se les dijo no iba hacer fácil y el camino lo mostraba. Después de muchas horas y buscar salidas por sabana el último grupo de 5 camionetas llega a Primavera a la 1:00 am. El grupo exhausto se dispone a descansar y con el ánimo arriba para continuar al otro día. Con asombro, Primavera no es ni la mitad de lo que se había hablado, un pueblo bien organizado, sus vías pavimentadas, el parque principal lleno de adornos navideños, lleno de hoteles, no era ese pueblo del lejano oeste que habían pintado. A dormir para continuar, se debe llegar a Tambora.

club dusteros aventura tuparro c

DÍA 3. Hora 6 am. Solo 7 camionetas llega al punto de encuentro y no hay señales de vida de los otros, parece que el grupo completo no va continuar, el cansancio los venció, pero poco a poco llegaron de nuevo los Aventureros. Salida de Primavera y un día soleado, piso seco, vía en excelente estado y llegamos al cruce de Puerto Carreño, ruta escogida para el regreso. Y comienza la caravana a internarse en la sabana, belleza incomparable estamos en el llano y a eso se vino a disfrutar de tan majestuoso paisaje. Está rindiendo son cerca de 400 km de recorrido pero sí la vía sigue así llegaremos sin contratiempos, parada a almorzar, ¡sí!, almorzar atún, galletas, salchichas y demás enlatados, algo de gasolina, las pimpinas están cumpliendo su propósito, continúa el camino y el cielo comienza a cambiar, nubes blancas y estela de lluvia se veía delante de la caravana, cruzar dedos e invocar al todo poderoso y seguir, piso húmedo, "tener cuidado" se escucha en los radio teléfonos, "cuidado están trompeando" tres camionetas. Se disminuye de velocidad y comienza hacer la sabana de las suyas, algunos pegados pero nada que un gran grupo unido hasta el final no pudiera resolver. Se veían rostros de asombro, nunca antes habían hecho trompos, pero la sabana húmeda les ayudo a resolver ese miedo, faltaba todavía la mitad de camino, tocaba con mucha precaución y así se veía más lejos nuestro destino, Tambora. No hay parada, la merienda se toma en las camionetas, más enlatados, ¡sí! atún con galleta y salchichas, qué más da, a eso se vino. A las 5 de la tarde llegamos a la finca Guali, muy bella en instalaciones. El grupo resuelve quedarse, era mejor la sabana estaba muy mojada y de noche era mejor no continuar, se arman carpas y se hace grupo de tertulia en la finca preparan alimentos, 43 personas necesitaban comer mejor, a las 10 pm todos en sus carpas descansando.

club dusteros aventura tuparro d

DÍA 4. Al día siguiente no se sabía que nos esperaba. 4:30 am lista la caravana toca continuar, algún inconveniente antes de continuar, se resuelve y Sabana adentro. Toca llegar, y así se hizo ese día conducir y disfrutar las llanuras, el GPS nos muestra que vamos bordeando el Tuparro en las finca donde se detenía la caravana, nos mostraban que el Tuparro estaba en frente, pero nosotros íbamos para la zona donde permiten entrar al turista, Garcitas o Tambora, allá se debía llegar. La tropa estaba cansada y eso se terminó de comprobar llegando a una finca donde nos provisionamos, allí se consigue gasolina en pimpina y también un señora que habla más de lo debido, en este momento toca entrar en calma y enrutar a la tropa ella nos dice, “Van por mal camino están desviados de la ruta y no hay forma de llegar a su destino, no conozco Tambora, Garcitas sí, pero allá no llegan con esos carritos, allá hay mucha Dunas de arena y en camionetas altas se quedan pegados”. Después de 4 días de recorrido es muy fácil dividir la tropa, unos se van en contra del Guía Fidel y otros buscan soluciones, una de ellas pagar a una persona de esa finca que nos continúe llevando hasta donde podamos llegar. El guía Fidel seguía seguro que iba por el camino adecuado, son muchas vías que pueden llegar a generar desconfianza, algunos confiaban, otros disociaban, pero como era de esperarse el bien del grupo primó, y el camino continuo, con algo de miedo pero adelante. Se hace de noche y solo se ve un gran cielo estrellado y una bella luna nos acompaña. Depronto se comienzan a ver luces de linterna delante de la caravana, el grupo reduce la velocidad, salen del monte un grupo de personas a obstaculizar el paso, eran los indios de la zona, Los Cachicamo. Como una película rodean la primera camioneta en forma decidida y con flechas y lanzas hacen descender a los tripulantes, lo que produce un poco de miedo en el grupo. Ellos solicitan un dinero por camioneta para poder continuar, eran $20 mil pesos por carro, no había otra opción, tocaba cancelar ese dinero si queríamos llegar a nuestro destino. Reciben el dinero y nos recomiendan tomar un desvió que nos llevara pronto al Tuparro.

club dusteros aventura tuparro f

A las 7 pm arribamos al punto donde decía que el camino si era el adecuado, abrazos, gritos y lágrimas indicaba que lo habíamos logrado, aquí había señal de celular, llamadas a nuestros seres queridos, ¡lo hemos logrado!, ahora debemos llegar a Garcitas donde esa noche nos quedaríamos, pero..... otra piedra en el camino, el ferri no pasaba las camionetas a esa hora, debemos dormir al lado del Rio Mesetas, pero qué más da si ya estábamos en Tuparro. Seguimos el camino hacia el rio Mesetas y nos encontramos con una sorpresa la vía se interrumpía, no había paso, un paso era una laguna y el otro un barranco con varillas y más o menos 1 metro de alto. Ahora el grupo entra nuevamente en descontrol y quería parar ahí, otros llegar a un lugar poblado estábamos, en la mitad de la nada y ya eran la 8 pm, como fue costumbre había solución y la solución estaba en nuestras manos, era parar y esperar el día siguiente o continuar y dormir al lado del Rio, la solución construir paso con piedras para poder descender un metro que era lo que separaba la gloria o la angustia. Se organiza el grupo y se comienza la construcción y una sola camioneta continuaría el camino, para indicarnos si faltaba mucho o estábamos cerca de la gloria, Fernando y Zamara deciden bajar su camioneta por el paso improvisado construido por nosotros los Dusteros Aventureros, y la única forma de comunicarnos era por radio, ellos continuaron el camino y los otros guardaban con ansias la comunicación, que lo habíamos logrado; pasaron no más de 5 minutos y se oye, “adelante Dusteros estamos a un paso del Rio Mesetas” , hasta que no bajo el grupo completo no continuamos y 5 minutos adelante estábamos en el rio Mesetas. 

club dusteros aventura tuparro g

DÍA 5. Ferri listo para iniciar el paso del rio, dos camionetas por viaje, así duramos 2 horas hasta pasar las últimas dos camionetas, se continuo por 8 kilómetros más rodeados de grandes montañas Rocosas, paisaje soñado ahora estaba enfrente nuestro y por fin a las 8 de la mañana arribamos a Garcitas, con  un espectacular paisaje, el Rio Orinoco, sin palabras, ver su inmensidad, ahora esperar lanchas que nos llevaría a Tambora. Rápidamente abordamos las lanchas primero teníamos que desayunar, después al esperado Parque Tuparro. Y como no podía faltar, llegamos a Tambora y nadie nos esperaba, el Operador Turístico no tenía nada organizado, la razón creyó que no llegaríamos y no había desayuno preparado, ahora esperar mientras nos preparaba algo para poder continuar. Después de una hora de lancha nos adentramos al majestuoso Parque Natural el Tuparro, primero desembocadura del Rio Tomo, luego donde se une el rio Tuparro con el Orinoco, descendemos en los Raudales y vaya que si es una maravilla, ver como las piedras se apilan por la fuerza del rio una sobre otra, EL BALANCÍN, no hay palabras para describir, la imponencia de la naturaleza esta frente a nosotros, se ha cumplido llegamos ahora somos un selecto número de colombianos que tenemos el honor de estar ahí, y no fue fácil, nadie dijo que lo fuera, pero valió la pena y así lo sabía el grupo en general. Gracias Dusteros por su empeño, por la fuerza física y mental sin el grupo no se hubiese podido llegar. Los otros días fueron de retorno, pero no excentos de problemas. Pero de eso se tratan estas aventuras.  

Esta historia continuará.... Punta Gallinas nos espera 

Dusteros aventuran en el Tuparro

bwd  Página 1/3  fwd