Blog del Editor. Transmilenios eléctricos: sí pero no

Bus eléctrico de BYD, probado en carreteras con resultados interesantes

Ante la noticia del recambio, por fin, de los articulados de Transmilenio en Bogotá, surgen muchas voces y críticas acerca del diésel Euro V y el gas natural versus la electricidad. Pero la cosa no es tan simple como parece.

Por Jaime Gabriel Abozaglo M.

Editor en Autosdeprimera

Recuerdo cuando Transmilenio comenzó a operar justo cuando arrancaba un nuevo siglo, y de paso, la llegada de otro milenio. Como yo alcancé a montarme en los buses amarillos y verdes, haciendo ‘bandera’, es decir agarrado de algún tubo de la puerta de entrada al vehículo, y con medio cuerpo fuera de él, el nuevo sistema de transporte masivo prometía sacarme del atraso y, de paso, hacerme mejor persona, al tiempo que me ahorraba bastante entre entre cada trayecto.

Y durante muchos años fue así. E incluso en estos tiempos de vendedores ambulantes, artistas, colados por puñados y otras rarezas que, la verdad, los bogotanos no alcanzamos a intuir pudieran presentarse con el paso del tiempo, Transmilenio sigue siendo un gran sistema que nos permite movernos más rápido. Obvio que tiene demasiados lunares, fruto de años de desidia y poca inversión en nuevas troncales y ampliación de las estaciones actuales, además de falta de educación de quienes lo usamos; pero es lo que hay y es en lo que nos movemos.

bus super articulado mercedes benz

Cuando comenzaron a rodar los buses rojos, la promesa era que una vez cumplidos 10 años irían rumbo a la chatarrería. Pero no fue así. Más bien muchos los ‘repotenciaron’, y hasta al menos este diciembre siguen transportando a miles de bogotanos diariamente. Es una vergüenza que las autoridades distritales nos hayan engañado, además de jugar con la seguridad de sus ciudadanos durante tanto tiempo.

Como ya no hay nada que hacer, se resalta primero, que por fin se van a cambiar cientos de buses viejos y muy contaminantes. La pregunta que surge, que por cierto ha sido muy bien recibida por diversos grupos políticos de oposición, es ¿porqué carajos no hay buses eléctricos en la flotilla que pronto comenzará a rodar?

La respuesta es muchas, y pasan por lo económico, lo técnico y lo ambiental. Un bus eléctrico vale casi el doble que uno convencional, y la disculpa de las finanzas y el horrendo costo del SITP mal hecho y que los bogotanos pagamos año tras año con tristeza, son argumentos de peso a la hora de la decisión. Pero en lo técnico sí es claro que ‘electrificar’ toda una flotilla de la noche a la mañana sería casi una locura, mientras se afectaría a millones de personas que usan el sistema. Lo sensato sería hacerlo de manera escalada, con proyectos piloto de por medio, y una comunicación transparente sobre su funcionamiento, costos, rendimiento e impacto ambiental.

transmicable listo

Lo triste es que ni un bus. NI UNO SOLO ELÉCTRICO hace parte de esta nueva flotilla, que está compuesta por 1.133 buses, 59 % a diésel (Euro V) y 41 % de gas natural. Aunque bajar en un 80% el material particulado es un paso grande en la dirección correcta (ese es el impacto esperado por los nuevos vehículos), también nos disminuye bastante la moral que la electricidad no aparece ni por las curvas, a excepción de algunos buses alimentadores que son híbridos, pero igual contaminan. Cuento aparte es Transmicable, que arranca a operar públicamente a finales de este año. Estamos ansiosos de ir a usarlo. 

Y como siempre tenemos a la gente de Medellín como ejemplo. Hace pocos días comenzaron a usar carros eléctricos para algunas patrullas de tránsito, algo que ya existe en otras dependencias distritales de la capital antioqueña. Allá las flotillas de estos vehículos cero emsiones son cada vez más noticia, no solo en el sector público. Lo que sí debe ser obligación es precisamente ese sector comience dando ejemplo.

¿Y Bogotá? Bien, gracias. 

pico placa bogota