Toyota Yaris Sport CVT

Toyota Yaris Sport CVT: La nueva alternativa en el segmento de hatchbacks subcompactos

Toyota Yaris Sport CVT

Tras una larga ausencia, este modelo regresó a Colombia con una apariencia más llamativa, con el fin de medirse contra modelos como Chevrolet Onix Turbo o Mazda 2

Por Santiago Álvarez (@santi_al91)

El reconocido fabricante japonés busca afianzarse como una de las marcas preferidas de los colombianos y por ello es fundamental traer nuevos productos al país. Uno de ellos es el Toyota Yaris, ampliamente conocido a nivel mundial, pero que a diferencia del Corolla, no ha tenido tanto reconocimiento en Colombial, pues estuvo ausente en la oferta local durante muchos años.

Más allá de ser el modelo de entrada a la marca, este hatchback llega con el objetivo de ser una alternativa más juvenil para quien piensa que un sedán o un SUV de Toyota ya tienen un aspecto muy serio. Importado de Brasil, el Yaris vuelve a Colombia en carrocería hatchback (a diferencia del modelo anterior, que era sedán) y por ahora, solamente se ofrecerá en versión Sport con caja CVT.

toyota yaris sport cvt b

Estilo

Es curioso que la firma haya apostado por el hatchback y no por el sedán, seguramente con la idea de no restarle ventas al Corolla. Su apariencia no es muy estridente, pero el Toyota Yaris llama la atención por su afilado frontal, con piezas en color negro y acentos rojos en la toma de aire, los proyectores de los faros y los retrovisores. Así mismo sobresalen las luces diurnas LED, separadas de las unidades principales.

A los lados también hay más trazos curvos y no podemos pasar por alto sus rines bitono de 15 pulgadas, que se ven algo pequeños en relación al auto, ya que también tiene una generosa altura respecto del suelo (15,2 centímetros). En general, su apariencia es más juvenil de lo que normalmente nos tiene acostumbrados Toyota.

toyota yaris sport l

En la parte posterior, sobresalen los stops LED, que siguen la línea inferior del panorámico, el cual da la impresión de ser envolvente, pues el paral C es de color negro y se une con los vidrios posteriores. Hay un spoiler sobre la quinta puerta y en la parte inferior, el parachoques tiene un pliegue, con unos reflectivos en los extremos.

El modelo que llegó a Colombia es la versión regional del facelift de la tercera generación (XP150) y no tiene mucha relación con el Toyota Yaris que se vende en Europa, EE.UU. o Japón. Mide 4,14 metros de largo, 1,73 metros de ancho, 1,49 metros de alto y su distancia entre ejes es de 2,55 metros, convirtiéndolo en uno de los carros más grandes de su segmento.

Interior

toyota yaris sport cvt k

Pasando a la cabina del Toyota Yaris, encontramos un carro con un aspecto moderno que hace juego con el exterior y no se ve tan sobrio como otros modelos de la marca, gracias a los apliques plateados que simulan aluminio y las superficies en piano black, sumadas a los tapizados en cuero negro con costuras rojas en las sillas y el volante, que solo se regula en altura. Eso sí, predominan los plásticos rígidos, aunque con buenos acabados.

En la parte central se ubica una pantalla táctil de siete pulgadas con conectividad Apple CarPlay y Android Auto, la cual también se utiliza para operar el equipo de audio, el sistema Bluetooth, algunas funciones del auto y visualizar las imágenes que proyecta la cámara de visión trasera, aunque no presenta navegador GPS o funciones nativas.

toyota yaris sport cvt f

En cuanto a equipamiento, este Toyota Yaris Sport incluye climatizador automático, sensor de luz y lluvia, radio de seis parlantes, vidrios y espejos eléctricos, asiento del conductor regulable en altura, botón de encendido, Smart Key, acceso sin llave y control de crucero entre lo más relevante. Para un auto de este calibre le hacen falta los sensores de parqueo y teniendo en cuenta su precio, no estaría demás incluir algunas asistencias avanzadas de conducción.

Este auto logró cuatro estrellas en las pruebas de Latin NCAP en 2019 y cuenta con siete airbags (el mayor número entre sus rivales directos), frenos ABS con EBD, controles de estabilidad y tracción, asistente de arranque en pendientes, anclajes ISOFIX, luces antiniebla adelante y atrás y apoyacabezas y cinturones de tres puntos en todas las plazas. A pesar de ello, hay modelos similares con mejor desempeño en estas pruebas, como el Chevrolet Onix Turbo o el Volkswagen Polo.

toyota yaris sport cvt d

En donde claramente supera a sus rivales directos es en espacio interior, pues atrás pueden viajar cómodamente dos adultos y hasta un quinto pasajero no sentirá los rigores de la ruta, ya que el piso es casi plano y la consola central es poco intrusiva. También hay buen espacio a lo largo y a lo ancho (un punto que es crítico en los hatchbacks) y curiosamente incluye un apoyabrazos posterior.

Y claramente, el baúl no se podía quedar atrás, pues cuenta con 310 litros de capacidad, mejor que la de modelos como Kia Río, Mazda 2 o Peugeot 208. Lo mejor es que la apertura del portón y sus formas internas permiten cargar objetos voluminosos y cuenta con una llanta de repuesto del mismo tamaño de las demás (185/60 R15), aunque no viene con rin de lujo.

toyota yaris sport k

Desempeño

A pesar de su nombre, el Toyota Yaris Sport no es un auto de temperamento deportivo y viene con un eficiente motor de cuatro cilindros, 1,5 litros y 16 válvulas con sistema Dual VVT-i, que entrega 106 hp de potencia a 6.000 rpm y 140 Nm de torque a 4.200 rpm. Va unido a una caja automática CVT, con levas de cambio en el volante y que simula siete marchas en modo manual, la cual es similar a la del anterior Corolla.

En nuestro test drive en ciudad notamos que es muy suave para el uso diario, ya que la caja CVT es una gran aliada para sortear con facilidad el denso tráfico capitalino. Pero habrá que exigirlo a fondo en carretera, pues las relaciones son muy planas y su respuesta no es muy ágil, por lo cual se percibe fuertemente el ruido del motor 2NR-FE en la cabina.

toyota yaris sport cvt i

Debido a una dirección blanda y algo lenta en su operación, no se siente muy ágil en curvas, pero es muy suave de maniobrar en espacios estrechos. Por otro lado, la suspensión tiene un equilibrio muy logrado, ya que absorbe bien las irregularidades del camino, pero sin ser excesivamente suave, por lo cual el Toyota Yaris tampoco se balancea demasiado en vías reviradas y se muestra aplomado sobre la ruta.

Finalmente, encontramos unos eficientes frenos, que a pesar de ser de discos adelante y tambores atrás, son suficientes para detener con confianza a este hatchback de origen brasileño. En cuanto a consumos, están en el orden de los 45-50 km/galón en promedio (su tanque es de 11 galones), cifra acorde a sus prestaciones y configuración mecánica.

toyota yaris sport j

Conclusión

Este hatchback llamará la atención por su look exterior, aunque destaca más por aspectos racionales y la reconocida calidad del fabricante japonés. Si bien su precio ($69’200.000) casi lo pone a la par de los modelos de entrada del segmento superior (e incluso muy cerca del Corolla), pocos se atreven a dudar del valor de un Toyota.

Con la llegada del Toyota Yaris no solo se dinamiza la oferta de subcompactos en el país, sino que también marca el regreso de la casa nipona a un segmento donde inexplicablemente no tenía alguna participación y en el que puede lograr un notable éxito comercial, tal como ya lo demostró con el Corolla.

  • Nos gustó: Confort, consumos, espacio interior y suavidad de marcha.
  • Podría mejorar: Acabados simples, insonorización, prestaciones y precio elevado.

EN VIDEO: Toyota Yaris Sport 2021 ¿El mejor de su clase? | Prueba – Reseña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *