Ford Escape Titanium Hybrid 4x4 2020

Ford Escape Titanium Hybrid 4×4: Un SUV muy atractivo y eficiente

Ford Escape Titanium Hybrid 4x4 2020
Probamos a fondo la cuarta generación de la Ford Escape, que en su versión Titanium Hybrid 4×4 puede lograr bajos consumos y rodar con mucho confort.

Tras casi ocho años en el mercado, la Ford Escape de tercera generación logró consolidarse como uno de los SUV más exitosos en Colombia; pero la constante evolución de este segmento hizo que la marca desarrollara una cuarta evolución. Así que decidimos poner a prueba este nuevo modelo en su versión Titanium Hybrid 4×4, la más equipada que se vende en el país.

La Escape trae un cambio notable en todos sus aspectos, entre ellas su nueva motorización híbrida. Por primera vez llega con esta clase de impulsores al país, con diversas ventajas en términos de consumo. A eso se suma la exención de pico y placa en ciudades como Bogotá y Medellín, como ya sucede con el sedán Fusion que probamos hace un tiempo.

Ford Escape Titanium Hybrid 4x4 lateral

Nueva era en diseño

El cambio estético de la nueva Escape es radical frente a su antecesora. Pasó de tener unos pliegues marcados a unos rasgos más sofisticados, similares a los de la gama europea de Ford. A eso se suma una parrilla hexagonal de acabado brillante, con unos faros LED más alargados y unas exploradoras de forma vertical, que le dan una apariencia más elegante.

Al mismo tiempo, la Ford Escape tiene un perfil más atlético y su línea de techo es más inclinada. Sus barras de techo son muy sutiles y hacen juego con los protectores de color negro en los bajos; mientras que los rines brillantes de 19 pulgadas y la moldura cromada en los vidrios son detalles que distinguen a esta versión Titanium Hybrid 4×4.

Ford Escape Titanium Hybrid 4x4 vista posterior

Vista desde atrás, también hay un cambio radical en apariencia. Cuenta con doble salida de escape y una moldura brillante en el parachoques, que le dan un aspecto deportivo. Adicionalmente, los stops LED ahora son más esbeltos y tanto el portón como el panorámico ahora son más inclinados. En general se ve más refinada que antes y su estilo es bastante atractivo.

En esta evolución, la Ford Escape adopta la nueva plataforma modular C2 y ahora es de mayor tamaño. Mide 4,61 metros de largo, 1,88 metros de ancho, 1,68 metros de alto y su distancia entre ejes es de 2,71 metros. Por otro lado, su altura respecto del piso de 18,5 centímetros, similar a la que ofrece la Mazda CX-5, uno de sus grandes rivales.

Interior Ford Escape 2020

Confort americano

Por dentro la nueva Escape también cambia completamente frente al anterior modelo. Aunque sus acabados aún pueden mejorar bastante, brinda mayor calidad visual gracias a la moldura de madera, algunos bordes metalizados y la tapicería de cuero. Por su parte, el panel de instrumentos digital de 12,3 pulgadas es muy llamativo y cuenta con sistema Head-Up Display.

En el centro, se destaca la pantalla flotante, que es táctil y tiene ocho pulgadas. Desde allí gestionamos la interfaz multimedia SYNC 3.4, similar a la que usa la Ford Explorer que ya probamos y es muy fácil de usar. Se complementa con un sistema de sonido B&O de diez parlantes, cámara de reversa, puertos USB-C y un cargador inalámbrico para celulares.

Interfaz SYNC 3.4

La consola central también se simplificó y no es tan voluminosa como antes. Además de algunos botones para el radio, tenemos los mandos del climatizador bizona y la calefacción para las sillas delanteras y el volante, como es usual en las demás camionetas de Ford. No sobra mencionar que los asientos delanteros son de ajuste eléctrico y hay memorias para el conductor.

Puede que la Ford Escape Titanium Hybrid 4×4 no se sienta tan lujosa como una CX-5. Pero gracias al incremento en sus dimensiones, su cabina se percibe más amplia y es cómoda para dos adultos o tres niños, a pesar que la batería del sistema híbrido va colocada bajo la silla y resta algo de espacio. Y a diferencia de los SUV japoneses, si cuenta con techo panorámico.

Asiento trasero Ford Escape 2020

Más práctica y segura que antes

Ford sigue siendo uno de los fabricantes que tiene por bandera la seguridad y esta nueva Escape Titanium Hybrid 4×4 viene con siete airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad y tracción AdvanceTrac, monitoreo de presión de las llantas, asistente de arranque y descenso de pendientes, anclajes LATCH, control vectorial de torque, entre otros dispositivos.

A su vez, está presente el conjunto de ayudas de conducción avanzadas Ford Co-Pilot 360, que contempla ajuste automático de luces altas, función anticolisión con frenado de emergencia y detector de peatones, control de crucero adaptativo Stop&Go, ayuda de permanencia y centrado en el carril, monitor de punto ciego y asistente de manejo evasivo, entre lo más destacable.

Panel de instrumentos digital Ford

Otro elemento característico es el selector de marchas circular para la caja de cambios y el asistente de parqueo 2.0 (100% automático). Junto a él están el freno de parqueo electrónico con Auto-hold y el mando del sistema de tracción. Gracias a todo ello, alcanzó el Top Safety Pick del IIHS y cinco estrellas en las pruebas de Euro NCAP.

Por su parte, el baúl tiene una compuerta con apertura eléctrica y función manos libres. Su capacidad se incrementó y según la marca, alcanza un máximo de 974 litros sin abatir el asiento posterior. Como es tradicional en los productos de corte americano, la llanta de repuesto es de tamaño temporal.

Baúl Ford Escape 2020

Largo alcance

Tal vez la mayor novedad de esta Escape es que es el primer SUV híbrido de Ford en llegar al país, pues combina un motor Atkinson de 2,5 litros aspirado (168 hp y 210 Nm), con uno eléctrico (88 kW y 235 Nm). En total entregan 200 hp de potencia combinada a 6.250 rpm y están unidos a una caja automática eCVT , con un modo Low para ofrecer mayor retención.

Hay que hablar de la batería que alimenta al motor eléctrico, la cual tiene 1,1 kWh de capacidad y está refrigerada por agua. Y al igual que en el Ford Fusion Hybrid que ya probamos, no será necesario enchufarla a la red eléctrica para su recarga, pues recupera la energía en las frenadas y el uso del motor de gasolina. La marca ofrece una garantía de ocho años para este elemento.

Motor híbrido Ford 2.5 Atkinson

Realmente este modelo si puede ser considerado “más amigable” con el medio ambiente. A diferencia de una Kia Sportage mild-hybrid, el motor y la batería eléctricos si pueden impulsarla en determinadas circunstancias, emitiendo cero emisiones en algunos casos. Incluso, Ford indica que puede rodar hasta 130 km/h solo con electricidad, lo cual es ideal para usarla en ciudad.

Al arrancar, la Ford Escape Titanium Hybrid 4×4 es bastante suave y sigilosa; pero conforme se va acelerando, entrará en uso el motor de gasolina, aunque la transición es bastante sutil. Creemos que completa el 0-100 km/h en menor tiempo que una Mazda CX-5 2.5 (por poner un ejemplo), y al hacer uso de todo el esquema híbrido, ofrece buenas recuperaciones en carretera.

Rines 19 pulgadas Ford Escape

A pesar de su sistema híbrido, no se siente pesada y su manejo es ágil. La suspensión ofrece buen confort en ciudad y control en las curvas, mientras que la dirección y los frenos están bien calibrados para un SUV de este perfil. Comparada con la Toyota RAV4 o la Honda CR-V, su manejo nos parece más agradable, aunque todavía tiene cosas por pulir frente a una Mazda CX-5.

Un dato importante es que según Ford, la Escape Titanium Hybrid 4×4 puede recorrer hasta 1.200 km con un solo tanque de combustible. Definitivamente el consumo es una de sus mayores virtudes; sin necesidad de hacer mucho esfuerzo, se pueden lograr promedios de 80 km/galón. No sobra recordar que todo ello dependerá de las condiciones de manejo.

Ford Escape 2020 Colombia

Conclusión

Importada de EE.UU., su precio la pone en la parte alta del segmento ($147’990.000), pero al estar exenta de Pico y Placa, se puede usar todos los días. En realidad es una opción muy recomendable, pues incluso la nueva versión SE Sport 4×2 trae lo fundamental en cuanto a seguridad y tecnología, con las mismas ventajas en consumo y desempeño.

Con esta acertada evolución, estamos seguros que la nueva Ford Escape Titanium Hybrid 4×4 seguirá siendo uno de los referentes locales entre los SUVs. Y en esta configuración, resulta ser una oferta tentadora en el segmento, pues la Kia Sportage mild-hybrid no es realmente un híbrido y la Mitsubishi Outlander PHEV es más costosa.

  • Nos gustó: Conducción equilibrada, facilidad de uso del sistema multimedia, cómodo interior y favorables consumos de combustible.
  • Podría mejorar: Nivel de acabados del interior, visibilidad hacia atrás y ubicación de la batería.
EN VIDEO: Ford Escape 2020 – Ahora híbrida y sin Pico y Placa – Prueba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *