Así es el Porsche 911 Carrera T, una variante aligerada que recuerda a los 911 de los sesenta

Tomando como punto de referencia el 911 T de 1968, la casa alemana crea esta versión aligerada del 911 Carrera, que prescinde de asiento posterior y adopta caja manual.

Cumpliendo con su promesa de introducir nuevas variantes que amplíen la oferta del Porsche 911 y realcen su histórico legado, la marca presenta el nuevo 911 Carrera T, que promete un concepto casi tan purista y radical como el de los potentes modelos RS, pero basado en la versión Carrera, que es el punto de entrada al universo de este icónico modelo.

Exteriormente se distingue por tener un faldón negro en el parachoques delantero, espejos pintados en gris Agata metalizado, rines de 20 pulgadas del Carrera S en color gris Titanio, nueva parrilla en el capó posterior, escape deportivo con salidas en color negro y los anagramas distintivos en diversos lugares. Hay nueve colores de carrocería disponibles: Black, Lava Orange, Guards Red, Racing Yellow, White, Miami Blue, Carrara White, Jet Black y GT Silver.

En la cabina, lo más notable es la ausencia del asiento posterior y todos los componentes de la central multimedia PCM (aunque opcionalmente se pueden instalar). También están presentes elementos como paquete Sport Chrono, una palanca de cambios más corta, asientos deportivos con regulación eléctrica, tapicería mixta de cuero y tela Sport-Tex, timón estilo GT, anagramas y diversos apliques en varios colores. Si se desea, también se pueden instalar dos sillas de tipo ‘baquet’.

Aunque mecánicamente conserva el motor boxer turbo de seis cilindros y 3,0 litros del 911 Carrera (produce 370 hp), su caja mecánica de siete cambios tiene unas relaciones más cortas y también se puede instalar la PDK de igual número de marchas. Según la marca, el peso se ha reducido en 20 kilos frente a un modelo estándar, debido a que el 911 Carrera T cuenta con vidrios más ligeros en las ventanas posteriores y cintas de tela en vez de manijas en las puertas, entre otros.

El conjunto se complementa con los amortiguadores de dureza regulable (PASM) y una suspensión deportiva que rebaja el despeje respecto del suelo en 20 milímetros. Con todos estos elementos, Porsche promete una relación peso/potencia de 3,85 kg/hp y la capacidad de acelerar hasta 100 km/h en solo 4,5 segundos (4,2 segundos con la PDK) y una velocidad máxima de 290 km/h en ambos casos.

{vsig}en-el-mundo/porsche/911-carrera-t/galeria{/vsig}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *