El nuevo Mercedes-AMG CLS 53 es la variante más potente de este modelo

La nueva generación de este cupé de cuatro puertas recibe el tratamiento AMG y un inédito motor de seis cilindros en línea semi-híbrido.

Como era de esperar, era solo cuestión de meses para que la división Mercedes-AMG decidiera intervenir el nuevo Mercedes-Benz CLS y anunciara la primera versión de talante deportivo del vistoso cupé de cuatro puertas. A diferencia de ocasiones anteriores, la casa de Affalterbach se apoya en un esquema semi-híbrido para crear el nuevo Mercedes-AMG CLS 53 4Matic +.

Vale la pena agregar que el CLS inaugura una nueva denominación en los productos AMG, pues se sitúa en medio de los AMG 43 (seis cilindros) y los AMG 63 (V8) y en adelante designará a otras variantes de la gama que empleen el motor de seis cilindros con turbo y compresor eléctrico (para disminuir el lag a bajas rpm), asistidos por el sistema EQ Boost, el cual tiene tres funciones: apoyar al motor cuando el conductor acelera, recuperar energía cuando frena (como un alternador) y servir de arranque para el motor.

Es por ello que lo más llamativo del Mercedes-AMG CLS 53 4Matic+ está en su tren motriz, el cual combina un motor de gasolina de seis cilindros en línea y 3,0 litros (produce 435 hp y genera un torque de 520 Nm) con un esquema eléctrico que aporta 21 caballos de potencia y 250 Nm adicionales. Todo el conjunto es gestionado por una caja automática 9G-Tronic de nueve cambios, la cual envía toda la potencia a las cuatro ruedas por medio del sistema de tracción total 4Matic+.

Para diferenciar a esta variante potenciada del CLS del resto de la gama, Mercedes-AMG agrego un paquete estético (compuesto por parachoques deportivos, guardafangos ensanchados, difusor posterior, alerón trasero y salidas de escape cromadas), junto con rines de 19 o 20 pulgadas. En la cabina hay asientos deportivos, cinturones de color rojo y el empleo de materiales como fibra de carbono, microfibra, cuero Nappa y Alcántara en diversas zonas.

A ello se suma el módulo AMG Dynamic Select con cinco modos de manejo (Eco, Comfort, Sport, Sport+ e Individual) y el menú AMG en la interfaz multimedia, que muestra datos sobre la temperatura del aceite del motor y la caja, la aceleración longitudinal y lateral, la potencia y el torque que produce en cada instante el motor, la presión de sobrealimentación, la presión y temperatura de las ruedas y los respectivos ajustes de cada modo de manejo.

A tono con esta vocación deportiva, Mercedes-AMG anuncia otras mejoras en el CLS 53 4Matic+ como el tren de rodaje AMG Ride Control+ con suspensión neumática y amortiguación variable, un chasis más rígido y una recalibración en la suspensión,  la dirección (de desmultiplicación variable) y el eje frontal. A su vez, los frenos de disco son más grandes (370 mm adelante y 360 mm atrás).

Según el fabricante, este cupé de cuatro puertas tiene un nivel de rendimiento que lo pone a la par de rivales como Audi S7 Sportback 4.0 TFSI Quattro, BMW 650i GranCoupé y Porsche Panamera 4S, pues será capaz de acelerar hasta 100 km/h en solo 4,5 segundos y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h (se puede ampliar hasta 270 km/h con un paquete especial).

Mercedes-AMG CLS 53 AMG 4Matic+

{vsig}en-el-mundo/mercedes-benz/cls-2018/cls-53-amg/galeria{/vsig}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *