Con un sutil rediseño, Citroën pone al día el C4 Cactus

El singular crossover francés ahora luce una carrocería más estilizada y pierde los famosos Airbumps, aunque suma la inédita amortiguación progresiva hidráulica.

Con miras al 2018, Citroën ha efectuado una actualización de media vida al C4 Cactus, uno de los modelos más singulares de su portafolio y que también ha sido una influencia muy importante para la actual gama de modelos, tanto en el plano estético, como en el tecnológico.

Lo más notable es que el exterior ha sido refrescado y el frontal recibe una influencia de los nuevos modelos de Citroën (léase C3 o C3 Aircross), con cambios notables en los parachoques y la forma de los grupos ópticos. También prescinde de las barras de techo y los airbumps han desaparecido como tal, pues han sido sustituidos por unos pequeños protectores en la parte baja de las puertas, al estilo de C5 Aircross.

El interior en cambio recibe cambios más sutiles, entre ellos unos nuevos asientos más comodos (llamados Advanced Comfort), al tiempo que la marca permitirá elegir entre cinco combinaciones de tapizados (tela, cuero o cuero Nappa) y colores (beige, gris, gris claro, negro y rojo oscuro) para la cabina. Como es de esperar, la interfaz multimedia de su pantalla de siete pulgadas cuenta con la función Mirror Screen y conectividad Apple CarPlay/Android Auto.

Dentro de las mejoras de equipamiento anunciadas para Europa, Citroën incluye elementos como espejos de plegado eléctrico, retrovisor central electrocrómico, iluminación interior mejorada, frenado de emergencia con detección de obstáculos, alerta por cambio de carril, monitoreo de punto ciego, asistente de parqueo semiautomático y cámara de reversa, aunque algunos de ellos ya estaban presentes en el anterior C4 Cactus.

Sin embargo, quizá la novedad más interesante del renovado C4 Cactus está en su suspensión, pues Citroën adiciona la amortiguación progresiva hidráulica, la cual se compone de unos amortiguadores que combinan topes hidráulicos y de goma con el fin de minimizar los rebotes y golpes que se producen cuando los movimientos de la suspensión son muy amplios. La marca indica que esto se traduce en una marcha más confortable, seguramente con una sensación que recordará a la antigua suspensión hidroneumática.

Por lo demás, la gama de motores se ha actualizado con nuevos impulsores turbocargados (1.2 THP de 130 hp en gasolina y 1.5 BlueHDi de 120 hp en diesel), que se podrán asociar a una caja mecánica de cinco cambios o una automática EAT6 de seis marchas. A su vez, el peso del C4 Cactus se ha incrementado 40 kilos en promedio, debido a la presencia de mayor equipamiento de serie y mayor cantidad de material aislante.

De esta forma, la casa gala pone al día este singular modelo, lo cual coincide también con la llegada del C3 Aircross a los mercados europeos y la salida paulatina del C4 hatchback, reorganizando así la oferta del fabricante en estos segmentos y quizá reubicando a este modelo en un punto intermedio entre los crossover subcompactos y los hatchback compactos.

   Citroën C4 Cactus 2018 

{vsig}en-el-mundo/citroen/c4-cactus-2018/galeria{/vsig}

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *