Mercedes-Benz GLK 220 CDI BlueEFFICIENCY: una SUV compacta de lujo, muy confortable y de excelente desempeño.

En enero de 2008 Mercedes-Benz presentó en el Salón del Automóvil de Detroit la SUV GLK Freeside Concept, modelo que estaba prácticamente listo para producirse y que finalmente llegó al mercado en 2010. Cada letra de su nombre corresponde a un concepto que se mezcla para dar el resultado e idea final de esta SUV.

De esta forma, la “G” indica que se trata de un vehículo todo-terreno; la “L” alude al lujo; y la “K” quiere decir compacto (kompaktheit, en Alemán). Tenemos entonces una SUV compacta con capacidades todo-terreno que no deja de lado el lujo que esperaríamos de un Mercedes-Benz.

Para nuestra prueba tuvimos entre manos a la camioneta Mercedes-Benz GLK 220CDI BlueEFFICIENCY, un modelo de motorización diesel que se destaca por su excelente comodidad, lujo, sensación de manejo y gran rendimiento en diferentes tipos de terreno.

Diseño exterior

Causante de amores y desamores, así como de enamoramientos que toman tiempo, la Mercedes Benz GLK presenta un diseño compuesto en su mayoría por líneas rectas, recordándonos al clásico Clase G. Vista desde el frente, la parrilla con la estrella de gran tamaño hacen evidente que estamos frente a un Mercedes-Benz; las luces a los extremos siguen el esquema de líneas rectas y se complementan por unas exploradoras redondas en la parte baja de la defensa.

El lateral nos revela una línea recta que parte desde las luces frontales y que asciende de forma discreta marcando la parte baja de las ventanas laterales hasta llegar a la compuerta trasera donde corta con la ventana. Allí encontramos entonces con unos stops grandes que se extienden hacia los lados, mientras que la parte baja es dominada por dos salidas de escape, una a cada lado.

Nuestra versión contaba con apliques cromados en los laterales y en los extremos traseros que le dan un toque de elegancia. Su perfil se refuerza por un capó largo que retrasa la cabina. Su altura respecto al piso es más que adecuada para cumplir con las capacidades todo-terreno que ostenta en su nombre.

La Mercedes-Benz GLK presenta una forma inconfundible que mezcla la robustez, lujo y deportividad que esperaríamos de una SUV de esta marca. Aunque algunos no aprecien su diseño, otros seguramente comenzarán a entenderlo y sin mucho trabajo terminarán por dejarse cautivar.

bwd  Página 1/4  fwd

Interior

Al sentarnos en el puesto del conductor de la Mercedes-Benz GLK, la sensación de lujo y comodidad es inmediata. La combinación de plásticos semi-blandos en color negro contrasta de forma elegante con los apliques en cromado cepillado que recorren la parte central de todo el tablero y las puertas. En la puerta del conductor encontramos los mandos para los cuatro vidrios eléctricos, los espejos retráctiles y los seguros.

La posición de manejo es bastante cómoda, la columna de dirección también es de reglaje manual para la profundidad y altura, y en el volante se ubican los mandos para el radio y el computador de a bordo. Detrás del timón están las paletas para hacer los cambios de forma manual (Tipo Formula 1), así como una palanca con los mandos para el control de crucero.

El tablero es dominado por el velocímetro en la parte central que alberga una pantalla grande donde aparece la información del computador de a bordo. Por medio de los botones en el timón podemos navegar diferentes menús: “Viaje”, “Audio”, “Servicio” y “Ajustes” que se despliegan en una pantalla ubicada en el centro del velocímetro.

Y si las plazas delanteras son cómodas, las traseras no se quedan atrás. La forma de las sillas permite sentarse en una posición erguida y cómoda que se complementa con un espaldar suave. En la parte central se puede abatir un apoyabrazos que incluye dos portavasos y los respaldos de las sillas delanteras cuentan con bolsillos.

A pesar del piso alto del baúl, el espacio es bastante bueno. Una malla retráctil separa a los ocupantes de la carga que haya en el baúl evitando que en una frenada de emergencia estos puedan salir volando. Bajo el piso encontramos una canasta de plástico que se arma fácilmente, un accesorio que resulta bastante útil en muchas ocasiones.

bwd  Página 1/4  fwd

Mecánica

Como mencionamos al inicio, probamos el modelo Mercedes-Benz GLK 220 CDI, el cual equipa un motor 2.2 litros diesel biturbo que desarrolla 170 caballos de potencia y 400Nm de torque. Siendo un motor diesel, el torque es la cifra más importante, pues nos indica el “empuje” que este auto ofrece y que está disponible entre las 1,400 rpm y 2,800 rpm.

Esto quiere decir que la respuesta del motor al presionar el acelerador está disponible desde la parte baja del tacómetro, permitiendo una mayor aceleración. Gran parte de esta respuesta se da gracias a la transmisión automática 7G-Tronic de siete velocidades que además nos permitió obtener un promedio en consumo de hasta 44 km/g, una cifra muy positiva si se tiene en cuenta el rendimiento, capacidad y comodidad que ofrece a cambio. Esta también ofrece los modos ECO, Manual y Sport.

Comportamiento

Estando detenidos la Mercedes-Benz GLK 220 CDI BlueEFFICIENCY cuenta con todos los elementos necesarios para un buen vehículo, algo que se reforzó una vez emprendimos el camino. Como mencionamos, las bondades del motor diesel residen en un torque que permite un gran empuje desde bajas revoluciones, lo que se traduce en un gran "pique".

Los siete cambios de la transmisión automática se hacen de forma suave permitiendo una marcha tranquila y relajada en ciudad. Sus espejos ofrecen un buen rango de visión y la dirección varía su resistencia dependiendo de la velocidad, brindando suavidad al momento de estacionar y rigidez al transitar a mayor velocidad.

La suspensión se combina con el sistema de tracción total permanente 4Matic que altera la cantidad de potencia que se envía a cada rueda dependiendo de las condiciones de manejo. Esto permite que al tomar curvas de forma rápida el agarre siempre sea el mayor posible, al tiempo que al transitar por trochas la tracción sea la ideal para sortear diferentes obstáculos.

Tanto en carretera como en ciudad la respuesta de la Mercedes-Benz GLK 220 CDI es sorprendente, pues permite desenvolverse rápidamente entre el tráfico, y los sobrepasos, incluso en subida, no representan mayor problema. Conducir en modo manual por medio de las paletas detrás del timón resulta divertido, podemos exigir el motor a voluntad y sacar el mayor provecho de este.

De cualquier forma, ya sea en ciudad o carretera, pero sobre todo en terrenos destapados, hay que ser cuidadosos con los rines de bajo perfil de 19” para no arruinarlos con baches o huecos en la vía. (Llantas Bridgestone Dueler H/P Sport 235/50 Rin 19 99V)

bwd  Página 1/4  fwd

Seguridad

Tal como se esperaría de un carro de esta marca y de este segmento de precios, el equipamiento de seguridad es bastante completo para garantizar la protección de los ocupantes en caso de un accidente. Los dos airbags frontales son de dos etapas, es decir que la forma en que se despliegan depende del impacto, y se complementan con airbags laterales para todos los ocupantes y uno de rodilla para el conductor.

Los apoyacabezas delanteros cuentan con un sistema que evita el efecto de látigo en caso de ser golpeados por detrás, reduciendo el riesgo de una lesión de cuello. Todos los puestos cuentan con cinturones de tres puntos y anclajes isofix.

El equipamiento de seguridad es complementado por control de estabilidad, frenos con ABS, EBD y asistente de frenado.

Evaluación final

La Mercedes-Benz GLK 220 CDI BlueEFFICIENCY es una SUV compacta que mezcla lo mejor de varios mundos. Por un lado tenemos las bondades de un automóvil que ofrece gran comodidad y suavidad de manejo para transitar en ciudad, un motor ágil y potente que se complementa con una gran transmisión para ofrecer un excelente desempeño en carretera, diferentes opciones de conducción y un avanzado sistema de tracción que brindan unas capacidades todo terreno que pocos esperarían encontrar en un carro de este tipo.

Si a esto le sumamos que su motor diesel ofrece un consumo de combustible de hasta 44 km/g (cifra que puede variar según los hábitos de manejo), tenemos entonces que la economía de combustible es otro punto a favor.

Actualmente la Mercedes-Benz GLK 220 CDI tiene un precio de $117’800.000 y compite directamente con la BMW X3 Diesel y la Audi Q5.

Destacamos

  • Motor diesel de gran desempeño y bajo consumo.
  • Comodidad.
  • Apartado de seguridad.
  • Diseño diferente e imponnente.

Podría mejorar

  • Los rines de bajo perfil reducen sus capacidades off road.
  • La ubicación de los mandos del aire acondicionado bi-zona.

Mercedes-Benz GLK 220 CDI