MINI Cooper 2014: cuando la madurez no significa olvidarse de las raíces.

Desde que el Grupo BMW adquirió la marca MINI (ahora escrito con mayúsculas) se ha hecho énfasis en un vehículo donde el principal enfoque está en unas sensaciones de manejo similares a las de un kart (go-kart feeling), algo que se mantiene para esta tercera generación pero con un mayor nivel de madurez muy agradecido por parte de sus ocupantes.

Al igual que la generación pasada, el modelo hardtop del MINI llega en versiones Cooper y Cooper S, el primero ostentando el nuevo motor 1.5 litros de tres cilindros del Grupo BMW y el segundo el 2.0 litros de cuatro cilindros que ya se conoce ampliamente en el portafolio de BMW (ambos con tecnología TwinPower Turbo). Estuvimos al volante de un Cooper con transmisión manual, una prueba más que no se necesitan grandes cilindradas y potencias para una gratificante experiencia de manejo.

Diseño exterior

Apenas superando los tres metros de largo el Mini original diseñado por Sir Alec Issigonis sin duda alguna honra su nombre, haciendo que las medidas del modelo de tercera generación que hoy tratamos luzcan sobredimensionadas. Los 3.82 metros de largo, 1.72 de ancho y 1.41 de alto representan un incremento de 98 mm en el largo, 44 mm en el ancho y 7 mm en la altura, complementándose con una plataforma 28 mm más larga, frente al modelo anterior.

Estas nuevas medidas contribuyen aún más a la imagen aplomada del MINI que se logra por los voladizos cortos, los rines y llantas de 16 pulgadas de nuevo diseño y una trocha (distancia entre las ruedas) mayor. El contorno en plástico negro a lo largo de toda la parte inferior de la carrocería se mantiene junto con la marcada división horizontal del auto: el cuerpo, la superficie vidriada y el techo.

La parte delantera recibe nuevas luces que ahora exhiben iluminación de marcha diurna en LED, sin duda un gran cambio, al tiempo que se mantiene el contorno hexagonal de la parrilla. La entrada de aire inferior es una de las diferencias con el Cooper S, mientras que en la parte trasera hay unas nuevas luces de freno más grandes.

bwd  Página 1/2  fwd

Diseño interior

La disposición de los elementos en el interior no va mucho más allá de la nueva posición del velocímetro junto al tacómetro frente al conductor y los mandos de los vidrios eléctricos en las puertas, pues el mayor y más importante cambio se dio en los materiales y acabados. Mientras que la generación pasada no era precisamente un ejemplo de materiales de primera clase, este nuevo modelo es una gran mejora gracias a la incorporación de superficies más blandas y agradables al tacto.

Otro importante cambio es que ahora no se necesita insertar la llave en una ranura para encender el motor, relegando esta labor al accionamiento de un interruptor de iluminación roja ubicado en la parte inferior de la consola central, detalle de interesante diseño que marca la diferencia así para algunos se convierta rápidamente en un elemento más. El sistema de entretenimiento se muestra en una pantalla a color de 8.8 pulgadas que se maneja desde un control en el túnel de transmisión, derivación del iDrive de BMW.

Las nuevas dimensiones exteriores se traducen en un interior más espacioso pero los puestos traseros siguen sin ser los más amplios y el incremento de la capacidad del baúl a 211 litros (51 litros más que antes), aunque bien recibidos, se siguen llenando con gran facilidad y pocos elementos. De cualquier forma, la mayor habitabilidad permitirá recorridos medios con algo más de comodidad, especialmente por el nuevo reglaje de chasis y suspensión, que veremos más adelante.

bwd  Página 1/3  fwd

Mecánica

Tal como mencionamos al inicio nuestra prueba fue a bordo de un MINI Cooper, la versión de entrada que deja de lado el motor 1.6 atmosférico del modelo anterior por un nuevo desarrollo del Grupo BMW que incorpora la tecnología TwinPower Turbo.

Con solo tres cilindros y 1,499 c.c., este motor, que por cierto también impulsa al BMW i8 como parte de su motorización híbrida, desarrolla 136 caballos de potencia y un torque de 220 Nm (230 con overboost) entre las 1,250 y 4,000 rpm. En conjunto con la transmisión manual de seis velocidades, que recibió algunas modificaciones en sus componentes para reducir vibraciones y mejorar la eficiencia, el nuevo Cooper mejora el consumo del modelo anterior, pero sobre todo su rendimiento.

Comportamiento

Si bien es cierto que algunos argumentan que el MINI Cooper de anterior generación carece de cierto "empuje" adicional para estar al tanto de sus capacidades, no todo el mundo está en busca de un bólido que los pegue contra la silla en cada salida de semáforo. Con un MINI, mucha gente busca es la imagen, el estilo e incluso la marca, dejando el rendimiento en un segundo plano.

De cualquier forma, y tal vez en respuesta de quienes argumentan lo primero, el nuevo MINI deja de lado el motor atmosférico de su versión Cooper en favor de una nueva unidad turboalimentada, que a pesar de reducir su tamaño mejora en lo demás para resultar en un vehículo mucho más maduro en todo sentido.

Pero no por eso se ha alejado de sus raíces pues el tradicional go-kart feeling sigue presente. La posición de manejo baja, el timón de gran tacto y agarre, y los pasos de rueda hinchados en los extremos del capó ayudan a ubicar el carro donde se quiera con total facilidad. Al encender el motor cobra vida ese distintivo sonido de un tres cilindros que casi siempre se traduce solo en economía, pero que en este caso, gracias al MINI TwinPower Turbo, se traduce en un rendimiento bastante alegre.

Con solo tres cilindros naturalmente hay que revolucionar un poco más el motor, pero la entrega del torque desde tan abajo como las 2,000 rpm gracias al turbo le permiten al nuevo Cooper un arranque mucho más contundente que antes. En algunas recuperaciones es que el turbo-lag se hace más evidente, obligando incluso a rebajar de marcha, pero en ningún momento se queda corto de impulso.

La excelente mezcla de una palanca de cambios de recorridos cortos y un pedal de embrague con poco recorrido hasta el punto de contacto siguen presentes, permitiendo cambios de marcha rápidos y precisos, aunque el pedal izquierdo sigue siendo un punto en contra cuando se enfrenta un trancón o tráfico pesado.

Por el contrario, la marcha supremamente dura del modelo anterior fue suavizada gracias a un nuevo reglaje del chasis y la suspensión, a pesar de ser los mismos conjuntos del modelo pasado. Esto se traduce en que las irregularidades de las calles y carreteras ya no viajan acentuada y constantemente por la columna de los ocupantes, brindando un manejo más relajado y cómodo, sin perder agilidad.

Debemos decir que la dirección de asistencia electromecánica que ahora cuenta con el sistema Servotronic ha perdido un poco de tacto, dejando de transmitir información del camino, pero al menos sigue siendo igual de rápida y precisa. Las curvas se pueden tomar a una velocidad superior a la que se creería posible y apenas se notará un leve sobreviraje en los casos más extremos (salida de curvas cerradas), manteniendo esa sensación de ir sobre rieles.

Al igual que en el Cooper pasado esta nueva generación sigue brindando esa única y divertida experiencia de manejo cuando se sale a enfrentar curva tras curva, solo que con mayor comodidad y con un nuevo motor cuyo empuje mucho más contundente hace que las situaciones en que el modelo pasado habría hecho titubear a su conductor, ahora solo sean una fuente más de sonrisas al volante.

bwd  Página 1/2  fwd

Seguridad

El equipamiento de seguridad del nuevo MINI Cooper 2014 sigue igual de completo que antes, con bolsas de aire frontales, laterales y de cortina. Los cuatro puestos tienen su respectivo cinturón de seguridad de tres puntos con limitadores de fuerza y los dos puestos traseros ofrecen anclajes ISOFIX para sillas de bebés.

Se siguen incluyendo de serie las diferentes asistencias de manejo y frenado y también se estrena un nuevo capó que en caso de detectar un impacto con un peatón, eleva la parte posterior por medio de un sistema pirotécnico para ofrecer un espacio de deformación adicional y una mayor protección para el peatón.

Evaluación final

Si las quejas del Cooper de generación anterior eran carencias en la motorización y una marcha muy dura para su propio bien, esta nueva versión se ha encargado de eso para lograr un conjunto que en cualquier situación resulta mucho más maduro y competente, pero sin olvidarse de esa característica experiencia de manejo que pone a MINI por encima de sus competidores.

El nuevo motor TwinPower Turbo de tres cilindros es sin duda alguna un gran avance frente al 1.6 atmosférico del modelo anterior, que si bien para los más entusiastas podrá seguir siendo no tan rápido como quisieran (para ellos está el Cooper S con sus 192 caballos de potencia), es una oferta más que suficiente para un manejo relajado en ciudad y una buena dosis de sonrisas en carretera.

Aunado a su nuevo reglaje de chasis y suspensiones, en nuestro concepto una de las mejoras más sustanciales y necesarias frente al modelo anterior, el nuevo MINI Cooper sigue siendo esa gran oferta para quienes buscan imagen y estilo (gracias a un interminable portafolio de personalización) así como para quienes buscan un vehículo donde lo más importante son las sensaciones de manejo. El vehículo que tuvimos de prueba tiene un precio de $69'900,000 y es el modelo de entrada a la nueva generación MINI.

Destacamos

  • Calidad de marcha más suave.
  • Nueva motorización.
  • Equipamiento de seguridad.

Podría mejorar

  • Espacio interior (puestos traseros y baúl).

MINI Cooper 2014

mini-cooper-2014-d

mini-cooper-2014-h