Mazda BT-50 Professional: la tradicional pick-up de Mazda se reinventa y tiene un grado profesional para demostrarlo.

Luego de cinco generaciones la Serie B de Mazda pasó en el 2006 a ser conocida como BT-50, convirtiéndose en una pick-up más grande con capacidad de una tonelada. Compartiendo plataforma y motorizaciones con la Ford Ranger, para su modelo 2011 alcanzó su segunda generación y recibió una profunda reinvención que desde el pasado mes de noviembre llega a Colombia con el "apellido" Professional.

Esta segunda generación de la Mazda BT-50 deja a un lado su antigua personalidad espartana y se convierte en un vehículo más voluminoso en todo sentido, desde sus proporciones hasta su equipamiento. Vendida en Colombia junto con el modelo que ya conocíamos, la nueva Mazda BT-50 Professional se ubica un peldaño más arriba para quienes necesitan un vehículo de trabajo pero que a la vez quieren las comodidades de un vehículo bien equipado. Arranca en un precio de $94'900,000 para la versión mecánica.

Diseño exterior

La Mazda BT-50 Professional fue diseñada en el centro de diseño de Ford en Australia y elementos como el parabrisas, el techo y el vidrio trasero son compartidos con la última generación de la Ford Ranger. De cualquier forma, cada marca trabajó por separado y por eso sus diseños son tan distintos, en especial el de la Professional que se aleja de lo que esperaríamos de una pick-up.

Ciertamente su diseño será foco de atención y fuente de amores y desamores, pero no hay duda que para bien o para mal esto la hace única. Las grandes luces ofrecen muy buena iluminación y se complementan con las exploradoras en la parte baja de la defensa, que en realidad no es muy baja debido a que la BT-50 Professional ofrece un excelente despeje del suelo.

Para que esta altura no comprometa el acceso a la cabina se han dispuesto unos estribos laterales que facilitan la operación. La altura de la carrocería asciende conforme se avanza hacia la parte trasera al punto que la compuerta del platón dejará su manija a la altura del torso, como en nuestro caso (esto dependerá de la persona, claramente).

En la parte trasera encontramos unas luces de freno de gran tamaño que se extienden a los laterales y una defensa cromada en la parte baja, completando un diseño que como dijimos atrae la atención por donde pase.

bwd  Página 1/3  fwd

Diseño interior

Si el diseño exterior de la Mazda BT-50 Professional se aleja de lo que usualmente esperaríamos de una pick-up, el interior no se queda atrás y fácilmente podría pasar por el interior de un automóvil o un SUV. A pesar de que priman los plásticos duros (seguimos ante un vehículo de trabajo) el equipamiento es lo que se podría esperar de un vehículo de otro nivel.

La herencia de Ford se nota por el timón y sus controles integrados, así como por la pantalla del sistema de audio, los controles del mismo y otros elementos. Los tres puestos de la banca trasera tienen su respectivo cinturón de seguridad de tres puntos, el tapizado es en cuero y el espacio es generoso para sus cinco ocupantes.

Hablando de su completo equipamiento encontramos comandos por voz, conexión Bluetooth para emparejar un teléfono celular y hacer llamadas y reproducir música, hay control de crucero, aire acondicionado de dos zonas, vidrios eléctricos en las cuatro puertas, espejos eléctricos, cinturones delanteros regulables en altura, silla del conductor regulable en altura, entre otros.

bwd  Página 1/3  fwd

Mecánica

Bajo el capó de la Mazda BT-50 Professional encontramos un motor diésel de 3,200 c.c. que desarrolla 197 caballos de potencia y 47.93 kg/m de torque a 1,750 rpm. Este motor es de cinco cilindros, cuenta con inyección electrónica, 20 válvulas, inyección Common Rail y turbo de geometría variable. Se puede optar por una transmisión manual o una automática (con modo manual), ambas de seis marchas.

Comportamiento

Para nuestra prueba estuvimos al volante de una Mazda BT-50 Professional con transmisión automática ($98'900,000) de seis velocidades con opción de manejo manual. Más arriba mencionamos la gran altura sobre el suelo, la cual se hace evidente no solo al subirnos al puesto del conductor, sino al acomodarnos y empezar la marcha.

La inclinación del capó no es muy prominente y ayuda a que tengamos una buena noción de cuánta carrocería tenemos adelante, algo muy útil en un vehículo de estas dimensiones. Pero más allá de la buena posición de manejo, la gran visibilidad hacia fuera apoyada por los grandes espejos retrovisores e incluso la suavidad de manejo, lo que más resalta es el potente andar de esta camioneta.

Tal vez los 197 caballos de potencia mostrados por la ficha técnica no suenen suficientes, o que la entrega del torque desde las 1,750 rpm cause algo de turbo-lag (tiempo mientras el turbo llega a su temperatura óptima de funcionamiento), pero una vez la sobrealimentación se hace presente, no hay duda que la BT-50 Professional tiene aliento de sobra.

Los 47.93 kg/m de torque hacen que muchas veces, y sin intención de parte del conductor, las llantas patinen en el arranque (especialmente al arrancar haciendo un giro en una esquina) por lo que poco a poco se va acostumbrando a que no se necesita mayor presión sobre el acelerador para empezar a moverse.

Al ser un motor diésel naturalmente el rango de operación es más reducido y los cambios de marcha se deben hacer rápidamente, más cuando se tiene tanto torque disponible. Es por esto que la transmisión automática resalta aún más, pues más que ofrecer comodidad en ciudad permite aprovechar al máximo la entrega de la BT-50 Professional.

Las seis marchas entran rápidamente, la caída de revoluciones entre cambio y cambio no es lo suficientemente pronunciada para salir del rango de revoluciones óptimo y consecuentemente se obtiene a cambio una aceleración rápida y contundente que sin problema nos permite adelantarnos al resto del tráfico.

Puede que el sonido del motor sea más ruidoso de lo que esperaríamos, especialmente al encenderla en frío y subirla de revoluciones, pero fuera de eso de calidad de marcha es muy buena. Siendo una pick up transitar con el platón libre de carga hará que la suspensión resulte brincona aunque en ningún momento se llega a sentir una pérdida de control que pueda comprometer el andar de la BT-50 Professional. En caso que algo así llegara a suceder, las diferentes asistencias al manejo de la Mazda BT-50 Professional se encargarían de mantener todo bajo control.

bwd  Página 1/3  fwd

Seguridad

Tan completo como lo demás es el apartado de seguridad de la Mazda BT-50 Professional. En las dos versiones disponibles en Colombia se incluyen de serie las dos bolsas frontales, dos laterales y dos de cortina, las cuales complementan el trabajo que hagan los cinco cinturones de seguridad retráctiles de tres puntos en caso de un choque.

Para prevenir esto, la BT-50 Professional también equipa de serie control de tracción, control de estabilidad, asistencia de frenado de emergencia, frenos con ABS y EBD, señal de parada de emergencia (enciende las luces estacionarias en una frenada de emergencia), control adaptativo de carga (detecta el peso y posición de la carga para controlar la operación del ABS, TCS y DSC), control de estabilidad antivuelco, asistente de arranque en pendientes, control de descenso y asistencia a la estabilidad del remolque.

Evaluación final

Con un diseño diferenciador que a pesar de las opiniones que suscite no dejará a nadie sin algo qué decir, la Mazda BT-50 Professional es un vehículo que se destaca por donde se le mire. Su potente entrega de torque permitirá superar prácticamente cualquier obstáctulo sin problema al tiempo que su cómodo y bien equipado interior ofrecerá todo lo que un público exigente podría pedir y necesitar.

Destacamos

  • Equipamiento de seguridad
  • Torque y potencia
  • Comodidad

Podría mejorar

  • Precio
  • Motor ruidoso

Mazda BT-50 Professional

mazda-bt-50-pro-b

mazda-bt-50-pro-k