Ford F-150 XLT V6 EcoBoost: las nuevas tecnologías demuestran que un carro grande no es sinónimo de un alto consumo de combustible.

Con el constante incremento en el precio del combustible a nivel mundial, los fabricantes de carros se han dado a la tarea de buscar soluciones efectivas para mantener al mínimo el consumo, ya sea con propulsiones alternas o con nuevas tecnologías para los motores de gasolina.

Este último es el caso de la nueva Ford F-150 XLT V6 EcoBoost, una pick-up de casi 6 metros de largo que implementa la tecnología EcoBoost que Ford ya ofrece en varios de sus modelos. Esta tecnología se vale de la implementación de inducción forzada e inyección directa para reducir la cilindrada sin perder potencia y desempeño, al tiempo que mejora el consumo de combustible.

La tecnología EcoBoost debuta entonces en Colombia de la mano de la Ford F-150 XLT V6 EcoBoost, que con un completo equipamiento, un inesperado desempeño y un precio de apenas $89’990.000, se convierte en una gran opción para quienes buscan una camioneta pick up doble cabina de estas características.

Diseño exterior

Hay cosas que no se pueden ignorar, y en este caso se trata del tamaño de la Ford F-150 XLT V6 EcoBoost. Con 5.88 metros de largo, 2.46 de ancho (incluyendo los espejos) y 1.92 de alto, las proporciones de esta pick-up la convierten en uno de los carros más grandes disponibles actualmente en Colombia.

Y si la sola proporción no es suficiente, la gran parrilla cromada enmarcada por unas luces cuyo tamaño le hacen juego, y una defensa que ubica la placa hacia un lado para brindar espacio suficiente a las tomas de aire, hacen que la vista frontal sea agresiva e imponente.

Vista de perfil, el capó, las puertas delantera y trasera, y el platón, hacen que la sensación del tamaño sea mayor, contrastando con unas llantas BFGoodrich que a pesar de ser de medidas 245/75 R17 lucen pequeñas.

En la parte trasera derecha se ubica el escape, que alcanza a emitir un placentero sonido después de ciertas revoluciones del motor. Los stops de borde cromado enmarcan la compuerta del platón que cuenta con un útil sistema de acceso. Al abrirse, un escalón adicional se despliega del borde al tiempo que una baranda de sujeción se erige sobre la compuerta misma, facilitando la tarea de subirse al platón para labores de carga.

Si bien simple en sus formas y sobria en su diseño, la imponente presencia de esta pick-up dan como resultado un diseño general bien logrado gracias a su sencillez.

bwd  Página 1/4  fwd

Interior

Las proporciones exteriores de la Ford F-150 XLT V6 EcoBoost se traducen en un interior increíblemente amplio, donde 5 personas podrán ir más que cómodas y sin ningún tipo de queja. Todos los puestos cuentan con reposa-cabezas y cinturón de seguridad de tres puntos, complementados por un espacio para cabeza, hombros y piernas que sorprenderá hasta los ocupantes más grandes.

Quien vaya conduciendo gozará de una posición de manejo bastante cómoda gracias a los diferentes reglajes de la silla y la excelente visibilidad. A pesar de no contar con una columna de dirección con ajuste de profundidad, un ajuste eléctrico de los pedales lo compensa.

Curiosamente, la guantera es bastante pequeña y solo será capaz de albergar poco más que los manuales del carro. Sin embargo, las carteras de las puertas, compartimientos en la consola central y uno bien grande entre las sillas delanteras (allí caben con espacio de sobra carteras o maletines pequeños) lo compensan.

Los materiales a lo largo de la cabina nos parecieron buenos para este tipo de carro, durables para resistir el paso del tiempo y el trabajo pesado para el que fue creada esta camioneta, pero de un aspecto para nada rústico o sencillo.

El sistema Sync nos permitió conectar sin problema alguno el teléfono celular por Bluetooth, función que operamos por comandos de voz a los que hay que acostumbrarse (hay que ser bastante claros al hablar). Del mismo modo, la reproducción de música conectada por medio de una tarjeta USB también funcionó a la perfección.

bwd  Página 1/4  fwd

Mecánica

El apartado motriz es tal vez el más interesante de la nueva Ford F-150 XLT V6 EcoBoost, pues como dijimos más arriba presenta la más reciente tecnología de Ford para reducir el consumo sin necesidad de sacrificar potencia y rendimiento.

Anteriormente, la F-150 equipaba un motor V8 de aspiración natural, que si bien retornaba el rendimiento esperado, el consumo de combustible no era su mayor atributo. Por esta razón, Ford cambió el bloque V8 por un V6, al cual le adecuaron dos turbos que trabajan en paralelo, permitiendo que la usual espera para que el turbo alcance su temperatura óptima de trabajo se vea reducida y que la respuesta del motor sea más rápida.

Así, cerca de las 2,000 rpm esta inducción forzada hace su efecto y la F-150 acelera de una forma sorprendente, pues no parece que pesara sus casi 2.5 toneladas. Los 100 km/h se alcanzan en un tiempo que varios automóviles envidiarían, y los frenos siempre están prestos a actuar de forma precisa, deteniendo a esta pick-up sin problema.

Para contribuir con la reducción del consumo de combustible, la inyección directa se asegura de introducir en el motor la cantidad adecuada de gasolina para evitar desperdicios innecesarios. Además, una vez el combustible es inyectado en los cilindros se evapora para permitirle al motor una mejor respiración, contribuyendo con un paso más a la economía.

Como bien decimos, todo esto se traduce en una motorización capaz de brindar el rendimiento y respuesta de un motor de una mayor cilindrada, pero sin el excesivo consumo de combustible de estos. Luego de trayectos con un pie derecho mesurado durante la mayor parte del tiempo, obtuvimos un consumo mixto de 22 km/g.

Comportamiento

Anteriormente si se necesitaba de un vehículo potente, la respuesta solo podría hallarse en aquellos que equiparan los motores más grandes. Sin embargo, las nuevas tecnologías han permitido que todo esto cambie en pro del consumo de combustible y el medio ambiente.

La Ford F-150 XLT V6 EcoBoost monta un motor V6 de 3.5 litros que desarrolla 365 caballos de potencia y un torque de 420 lb-ft disponible desde las 2,500 rpm. Esto le permite tener una aceleración que se asemeja más a la de un automóvil que a la de una pick-up, pues la casi inmediata acción de los turbos le otorga una respuesta que al hacer sobrepasos no tiene reproche alguno, incluso en empinadas subidas.

Pero una camioneta de estas no fue creada para la ciudad, así que nos dirigimos a terrenos que pensaríamos podrían representar un reto para la Ford F-150. Sorpresivamente, la camioneta superó todas nuestras expectativas. El recorrido largo y suave de la suspensión nos permitió superar sin problema todo tipo de desniveles, aunque el protector de caucho frontal es algo bajo y puede golpear el piso o las irregularidades fácilmente.

Dentro de la cabina, la comodidad no se vio comprometida y la marcha tampoco se tornó exhaustiva. La suavidad de la dirección nos permitió una gran facilidad para superar los obstáculos sin ningún problema, aunque habríamos agradecido que transmitiera más información sobre el camino. Las labores de información son de otro estilo, presentando en la pantalla central del tablero detalles sobre el funcionamiento de la tracción, inclinación de la camioneta, consumo instantáneo, etc.

Una vez superadas las metas fuera del asfalto, volvimos a la ciudad para evaluar allí su desempeño. Nuevamente nos llevamos una sorpresa, pues su manejo es supremamente suave y sencillo, a pesar que su tamaño podría complicar la parqueada en algunos sitios. Los espejos retrovisores brindan un gran rango de visión, la visibilidad es excelente gracias a la altura y en cualquier momento se cuenta con una inmediata disponibilidad de potencia.

De cualquier forma, nos parece que un carro de este tamaño y estas dimensiones necesita de algún tipo de asistencia de estacionamiento, sean sensores y/o cámara de reversa, pues al retroceder no hay certeza sobre dónde termina la camioneta y constantemente se necesitará que el pasajero se baje para avisar al conductor. Igualmente, habríamos agradecido unos retrovisores retráctiles eléctricamente.

bwd  Página 1/4  fwd

Seguridad

En materia de seguridad, la Ford F-150 XLT V6 EcoBoost tampoco se queda corta, pues cuenta con bolsas de aire para proteger a todos los ocupantes en caso de colisión, además de frenos asistidos por ABS.

La Ford F-150 XLT V6 EcoBoost en su versión “SuperCrew” como la de nuestra prueba cuenta además con la mención de Mejor Elección de Seguridad (Top Safety Pick) otorgada por el Insurance Institute for Highway Safety, luego de recibir la más alta calificación en pruebas de choque frontal, lateral, trasero y de techo.

Evaluación final

Integrando las más recientes novedades tecnológicas en motorizaciones para ahorro de combustible, un completo equipamiento de entretenimiento con mandos por voz, un manejo sorprendente sin importar el terreno y una presencia imponente, la Ford F-150 XLT V6 EcoBoost compite actualmente en Colombia, en un segmento donde su única rival es la RAM 2500.

Por $89’990.000 se convierte en una gran opción para aquellos que laboran o viven en fincas y requieran de una excelente capacidad de carga, o para personas donde su trabajo implique llevar gran cantidad de carga en el platón; así como de un completo equipamiento de seguridad y de un promedio consumo de combustible aceptable, que incluso a corto plazo podrá mostrar sus ventajas.

Aunque su uso en ciudad es perfectamente viable (más allá de los sitios por donde literalmente no quepa) gracias a su suavidad de marcha y manejo, hacerlo sería desperdiciar las verdaderas capacidades de un carro creado para terrenos agrestes.

Destacamos

  • Excelente desempeño en cualquier terreno.
  • Suavidad de marcha, confort y facilidad de manejo.
  • Espacio interior.

Podría mejorar

  • Haría falta alguna asistencia de estacionamiento como equipo de serie.
  • Faltaría que los retrovisores fueran retráctiles eléctricamente.

 

Ford F-150 XLT V6 EcoBoost SuperCrew