Chevrolet Sonic: el sustituto del exitoso Aveo expone grandes avances para buscar su porción del mercado.

El Chevrolet Sonic ha tomado el lugar que tenían las versiones más completas del Aveo, por lo que ahora es la apuesta de la marca del corbatín en este importante segmento del mercado. Su apariencia ciertamente diferenciadora es apenas la punta del iceberg de un digno rival.

Se encuentra disponible en cinco versiones, tres para la versión hatchback y dos para la versión sedán, con precios desde los $37'390,000 hasta $41'690,000.

Diseño exterior

Sin duda alguna uno de los principales atractivos del Chevrolet Sonic es su diseño, especialmente en su versión hatchback que, de cierta forma, podría verse como la mezcla entre un Spark y un futurista Aveo. Esto tiene su razón de ser en el Aveo RS Concept, modelo que debutó en el Salón de Detroit de 2010 para adelantar lo que sería el sucesor del Aveo.

Aunque elementos como los rines de 19 pulgadas o la doble salida de escape central en la parte trasera se quedaron únicamente en la fase de concept, los rasgos y diseño general se mantuvieron hasta la versión de producción del Sonic que ya rueda por nuestras calles.

La parte delantera es inconfundiblemente Chevrolet por la parrilla doble y el corbatín grande en el centro, pero quienes se roban el show son las luces: cuatro focos, dos a cada lado, sin ninguna carcasa y con marcos cromados que las hacen resaltar aún más. En la parte baja, las exploradoras complementan el efectivo conjunto óptico.

De acuerdo a la versión, el Chevrolet Sonic puede equipar rines de 15 o de 16 pulgadas, resaltando un perfil que bien podría tomarse como una versión vitaminada de su hermano menor, el Spark. Al igual que en ese auto, las manijas de las puertas traseras se encuentran camufladas para dar la apariencia de ser un auto de dos puertas y reforzar su perfil deportivo. En la versión sedán, el perfil es más discreto, apelando más a su objetivo familiar.

Atrás, y siguiendo con el sedán, nos encontramos con unas luces de freno de gran tamaño a cada lado, mientras que en el hatchback nuevamente nos sentimos frente a una versión más musculosa del Spark: la disposición y diseño de los elementos es prácticamente igual, solo que a mayor escala.

bwd  Página 1/2  fwd

Diseño interior

Independiente de la versión, el Chevrolet Sonic expone un interior amplio y de buenos acabados, a pesar de que los plásticos utilizados a todo lo largo de la cabina son duros y no son los mejores al tacto. La posición de manejo es muy buena gracias a la columna de dirección ajustable en altura y profundidad (incluso en el hatchback básico que no cuenta con este último reglaje).

La visibilidad hacia afuera es buena gracias a los espejos laterales de gran tamaño, aunque en la versión hatchback la vista por el espejo central es mínima debido a la ventana trasera pequeña y a los apoyacabezas traseros.

Como ya nos tiene acostumbrados Chevrolet, el volante del Sonic es de tres radios e incluye los mandos para el sistema de audio. Al igual que en otros modelos de la marca, el tablero se compone de un tacómetro análogo de gran tamaño y a su lado una pantalla digital horizontal donde encontramos el velocímetro y los menús del computador de a bordo.

La parte alta de la consola central incorpora las salidas de la ventilación, seguidas abajo por la pantalla y los mandos del sistema de audio. Hay disponibles conexión auxiliar, USB, Bluetooth y por supuesto el famoso sistema Chevystar.

En la banca trasera de la versión hatchback hay espacio suficiente para dos personas, pues una tercera no iría tan cómoda debido al estrecho espacio para los hombros; en el sedán se da la sensación de una cabina más amplia.

De cualquier forma, el Chevrolet Sonic es un vehículo muy cómodo en el cual los trancados trayectos de ciudad o viajes largos por carretera no pasarán mayor factura a sus ocupantes.

bwd  Página 1/4  fwd

Mecánica

La motorización disponible en Colombia para el Chevrolet Sonic es la misma en todas las versiones, variando únicamente en su transmisión. Hablamos de un motor Ecotec de 1,598 c.c. y 16 válvulas que entrega 115 caballos de potencia a 6,000 rpm y 15.8 kg/m de torque a 4,000 rpm. Integra apertura variable de válvulas, múltiple de admisión variable y doble eje de levas.

De acuerdo a la versión, el Sonic está disponible con una transmisión manual de cinco velocidades o una automática de seis con el sistema de mando secuencial "Tap up/Tap down".

Comportamiento

Comenzar la marcha en el Chevrolet Sonic con transmisión mecánica es una labor de paciencia, pues no es sino hasta superar las 3,000 rpm que comienza a sentirse una aceleración contundente. Esto se debe en parte a que tal vez la primera marcha es algo larga pero a medida que se sigue avanzando, y especialmente cuando se superan las 4,000 rpm, el motor empieza a mostrar sus virtudes.

La palanca de cambios es precisa, la dirección transmite lo necesario al conductor y al llegar a la primera curva es que notamos uno de los más agradecidos avances respecto al Aveo: el chasis y la suspensión. La plataforma es totalmente nueva y el equipo que estuvo a cargo de la puesta a punto fue el mismo que trabajó en la generación pasada del Corvette.

En la parte delantera encontramos un sistema tipo McPherson con resortes helicoidales y barra estabilizadora, mientras que en la parte trasera trabaja un sistema independiente con eje de torsión y amortiguadores de gas. El resultado es un vehículo que se nota que fue trabajado para lidiar con motores más potentes, pues se nota muy estable, rígido y con balanceos de cabina reducidos, pero sin irse al extremo de ser incómodo. Tal vez por esto mismo nos habrían gustado unas sillas delanteras con mejor sujeción lateral.

Los frenos, de disco adelante y tambor atrás, también están a la altura, aunque es una lástima que la versión básica del hatchback carezca de sistema antibloqueo (ABS) y repartidor electrónico (EBD).

Puede que el motor del Chevrolet Sonic no sea el más brioso y que sea necesario mantenerse en la parte alta del tacómetro para recibir a cambio un rendimiento que esté al tanto de lo que incita el diseño, pero lo cierto es que lo compensa con su bien trabajado chasis. Si a esto se le suma una marcha cómoda y una posición de manejo que otros competidores no logran, tenemos en el Sonic un muy buen competidor.

bwd  Página 1/4  fwd

Seguridad

Como ya hemos mencionado, el Chevrolet Sonic está disponible en tres versiones para el modelo hatchback y dos para el sedán. En las tres primeras, empezamos con el LS mecánico, que carece de ABS y EBD, pero que incorpora dos airbags frontales. El LT mecánico ya agrega las asistencias de frenado y mantiene los dos airbags, mientras que el LT automático agrega dos bolsas de aire laterales.

En el caso del sedán, tanto el LT mecánico como el LT automático cuentan con las ya mencionadas asistencias de frenado y se distinguen únicamente por la cantidad de airbags: dos para el mecánico y cuatro para el automático.

Evaluación final

Con un diseño único y diferenciador, el Chevrolet Sonic tiene lo necesario para atraer miradas, especialmente si se trata de la versión hatchback. Quienes se dejen llevar por su diseño y comiencen a verlo más de cerca, se encontrarán con un interior amplio, agradable y cómodo en el que no pesarán tanto los trancones diarios.

Además, al salir a carretera podrán notar una dinámica interesante, pues a pesar de no ser el más rápido en aceleraciones o en ascensos, lo compensa con una buena agilidad en las curvas, algo que muchos agradecerán. El paquete se completa con un equipamiento muy bueno.

Destacamos

  • Diseño exterior
  • Interior cómodo

Podría mejorar

  • Rendimiento mecánico

Chevrolet Sonic Hatchback

chevolet-sonic-hatchback-colombia-atras

chevolet-sonic-hatchback-colombia-frente