Chevrolet Cobalt LTZ: un sedán familiar que prioriza en el espacio y la comodidad en su interior.

El portafolio de Chevrolet en Colombia se encuentra en una importante fase de actualización y ampliación de su portafolio, es el turno para la llegada de un sedán muy familiar con grandes atributos de confort y equipamiento.

El totalmente nuevo Chevrolet Cobalt, es un vehículo diseñado y desarrollado en el Centro de Diseño de GM Brasil, el cual se convertirá en el segundo modelo en ser fabricado en la planta de GM Colmotores en Bogotá en proceso de reconversión industrial.

Fundado con la idea de ser un vehículo netamente familiar, se hizo gran énfasis en el espacio y la comodidad en su interior, arropado en una carrocería de diseño conservador y con un motor que ofrece fuerza en el arranque y economía de combustible.

Diseño exterior

Inmediatamente reconocido como un Chevrolet, el frontal integra el tradicional diseño de doble parrilla con el corbatín en el medio que caracteriza a los actuales modelos de la marca. A cada lado, los faros le dan una apariencia robusta pero que sin duda lucen muy grandes, convirtiéndolo en un aspecto que dividirá opiniones.

El modelo que probamos es la versión más equipada y conocidad como "LTZ", que equipa unas llamativas exploradoras, mientras que el perfil se muestra conservador sobre sus rines de 15 pulgadas y su largo total de 4.47 metros, un poco menos que los 4.50 metros que tenía el reconocido Chevrolet Optra. La apariencia robusta se refuerza al mostrar una favorable altura sobre el suelo, ideal para nuestras vías, complementado por unas líneas redondeadas que componen un sobrio y sencillo diseño.

Lo mismo ocurre atrás, con unas luces de freno de gran tamaño, dispuestas de forma vertical pero que alcanzan a estirarse a los lados. Su extremo interior se marca con el inicio de la compuerta del baúl, que ofrece una muy destacable capacidad de 563 litros, cifra incluso mayor a la de vehículos de un segmento superior.

La parte trasera luce muy bien proporcionada gracias a la dimención de los stops, donde además encontramos la palabra Chevrolet incrustada en los bordes. Aunque la vista frontal cause diferentes opiniones, el resto del vehículo logra una apariencia discreta y conservadora, con proporciones adecuadas y una postura robusta.

bwd  Página 1/3  fwd

Diseño interior

La tendencia conservadora se extiende al interior del auto, donde los plásticos fueron moldeados para darle al Chevrolet Cobalt un diseño sobrio y sencillo. Destacamos el tablero, que adopta el ya conocido diseño utilizado en otros modelos de la marca con un tacómetro análogo de gran tamaño y a una pantalla digital de iluminación azul donde se presenta el velocímetro, medidor de combustible y computador de a bordo.

El timón también toma inspiración de los demás modelos, con tres radios y un centro de gran tamaño donde se advierte la presencia de una bolsa de aire para el conductor. El copiloto también cuenta con la propia, así como con un pequeño portaobjetos sin tapa, justo encima de la guantera. En la versión LTZ, la apariencia se realza con algunos elementos cromados, mando eléctrico para los espejos retrovisores y ajuste de altura para la silla del conductor.

Esto supone una favorable posición de manejo, ayudada por una buena visibilidad y espejos de gran tamaño. Las sillas delanteras permiten acomodarse fácilmente y a pesar de no ofrecer sujeción alguna resultan suficientemente cómodas, al igual que los puestos de la banca trasera. Allí, el espacio resulta suficiente para que tres personas viajen con gran comodidad.

Mecánica

El encargado de mover los 1,135 kgs (en la versión LTZ) del Chevrolet Cobalt, es el motor EconoFlex de 1.8 litros de cuatro cilindros, con mejoras en el acelerador electrónico y el sistema System Zero que controla la entrega del torque, permitiéndole una respuesta mejor y más ágil.

Los 104 caballos de potencia que produce, se envían a las ruedas delanteras por medio de una transmisión manual de cinco velocidades. Para Colombia, por temas de costos, no está provisto que el Chevrolet Cobalt esté disponible con la opción de una transmisión automática.

bwd  Página 1/4  fwd

Comportamiento

Al poner en marcha el nuevo Chevrolet Cobalt, la aceleración resulta bastante satisfactoria y la palanca de cambios muy ajustada, a pesar de tener unos recorridos largos y presentar cierta dureza al operarla, permite realizar una acción precisa en todo momento.

La dirección ofrece una asistencia suficiente que le facilitará a cualquier conductor realizar todo tipo de maniobras; esto es ayudado por una favorable visibilidad al exterior, especialmente gracias a unos espejos retrovisores exteriores de buen tamaño.

Por su parte, la suspensión resulta un poco blanda, aunque por fortuna nunca más allá de lo debido. Esto nos recuerda una vez más que estamos ante un carro en donde lo central no es el manejo dinámico sino una marcha cómoda.

Como ya mencionamos, el espacio interior es tal vez la principal virtud del Cobalt. La posición de manejo es cómoda y fácil acostumbrarse a ella, al menos en recorridos de ciudad no tuvimos mayor queja. Atrás, el espacio es aún mejor y tres personas podrán viajar sin problema, o al menos podrán hacerlo de forma más cómoda que en otros vehículos de su segmento.

A medida que sumamos kilómetros en nuestra prueba de manejo, confirmamos que el perfil del nuevo Chevrolet Cobalt está dirigido especialmente a personas con las necesidades de transporte diario y de familia.

bwd  Página 1/4  fwd

Seguridad

Al igual que en muchos vehículos, el equipamiento de seguridad en el Chevrolet Cobalt varía dependiendo de la versión. Por fortuna, el modelo básico "LT" cuenta con dos bolsas de aire frontales, pero lastimosamente prescinde del ABS y el EBD que están disponibles solo con la versión LTZ.

Como es de esperarse, los cinco puestos cuentan con su respectivo cinturón de seguridad, todos retráctiles de tres puntos menos el central trasero que es solo de dos puntos, al tiempo que la estructura ha sido diseñada con puntos de deformación programada para absorber la energía en caso de una colisión.

Evaluación final

Creado para suplir las necesidades de la familia, el Chevrolet Cobalt cumple a cabalidad con esos requerimientos, ofreciendo un paquete interesante en su segmento con una motorización de muy buen pique y torque ideal para nuestras calles y carreteras, y un diseño sobrio que esboza unas líneas enfocadas más hacia la funcionalidad.

Su punto fuerte, el amplio interior, resulta suficientemente cómodo para cinco pasajeros con un equipamiento acorde al vehículo, pero que en seguridad se queda corto en la versión de entrada al no ofrecer asistencia al frenado. De cualquier forma, el Chevrolet Cobalt se convierte en una muy buena opción para tener en cuenta el segmento de sedanes familiares medianos.

Por $36'990.000 se podrá adquirir el Chevrolet Cobalt en versión LT, y si lo prefiere un poco más equipado deberá pagar $39'990.000 en la versión LTZ.

Destacamos

  • Espacio interior y amplio baúl.
  • Equipo de seguridad en la versión LTZ.
  • Buen arranque gracias a su motor 1.8 litros.
  • Atractivos rines de lujo con diseño de 12 radios.
  • Detalles del logo y emblema en las farolas y stops.
  • Equipado con Chevystar Connect de serie.

Podría mejorar

  • Equipo de seguridad en versión básica.

EN VIDEO: NUEVO CHEVROLET COBALT, Lanzamiento en Colombia.