Volvo Cars pondrá en marcha su experimento de conducción autónoma más avanzado

Volvo Cars tiene planes de poner en marcha el experimento de conducción autónoma más avanzada en China, en la que los conductores locales pondrán a prueba hasta 100 carros de conducción autónoma en la vía pública. Volvo espera que con este experimento comience en los próximos meses las negociaciones con las ciudades interesadas como en China para empezar a proporcionar los permisos necesarios, regulaciones e infraestructura que permitan que el experimento siga adelante en todo el mundo.

Volvo cree que la introducción de la tecnología AD se compromete a reducir los accidentes de tráfico, liberar las carreteras congestionadas, reducir la contaminación y permitir a los conductores a utilizar mejor su tiempo en sus carros.

La compañía sueca, cuyo nombre es sinónimo de seguridad del automóvil desde que se inventó el cinturón de seguridad en 1959, es la marca pionera en el desarrollo de sistemas de conducción autónoma como parte de su filosofía: "Ningún herido o muerto en un Volvo nuevo para el año 2020. La conducción autónoma puede hacer una contribución significativa a la seguridad vial", dice Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo de Volvo. "Entre más rápido se introduzcan los vehículos de AD en las carreteras, más rápido las vidas podrán salvarse".

Con los pasos positivos que ha tomado China para poner en marcha el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma, el Sr. Samuelsson animará a hacer más implementaciones que aceleren la aplicación de las normas que se encargará de supervisar los carros de conducción autónoma en el futuro. "Hay múltiples beneficios a los coches de AD", dice el señor Samuelsson. "Es por eso que los gobiernos necesitan poner en marcha la legislación que permitan que los carros de AD estén en la calle tan pronto sea posible. La industria del automóvil no puede hacerlo todo por sí mismo. Necesitamos la ayuda gubernamental", añade.

volvo-experimento-carro-autonomo-china-2

La introducción de los coches AD promete revolucionar las carreteras de China en cuatro áreas principales: la seguridad, la congestión, la contaminación y el ahorro del tiempo, mejorando así la calidad de vida. Investigaciones independientes, han revelado que AD tiene el potencial de reducir el número de accidentes de tráfico de forma muy significativa. Hasta el 90 por ciento de todos los accidentes también son causados por error humano, algo que se espera desaparecer con los vehículos de AD, lo cuales también permitirían que el tráfico se mueva con más facilidad, lo que reduce los atascos de tráfico y, por extensión, la reducción de emisiones peligrosas y la contaminación.

Con este experimento el Sr. Samuelsson busca también moverse por los fabricantes de automóviles en los EE.UU. y Europa para desarrollar coches con EA y lograr que mejoren la infraestructura, y también animará a todas las partes implicadas a trabajar juntos de forma constructiva para evitar regulaciones globales inadecuadas, la duplicación de la tecnológica y gastos innecesarios.

"AD no se trata sólo de la tecnología automovilística. Necesitamos las reglas correctas y las leyes adecuadas", dice el Sr. Samuelsson.