Mazda MX-5 recibe premio como el mejor descapotado o “Mejor Roadster”: distinción por quinto año de manera consecutiva.

Con más de 20 años en el mercado el Mazda MX5 sigue obteniendo premios. Esta vez fue designado, en el Reino Unido, como el mejor 'Mejor Roadster' (mejor descapotado), distinción que toma más relevancia al ser otorgada al modelo por quinto año de manera consecutiva.

El reconocimiento le fue conferido en los premios “New Car Awards”, que organiza la revista británica 'Auto Express'. El jurado de este galardón señaló que este automóvil descapotable "sigue emocionando a una legión de clientes", después de que hayan pasado más de dos décadas desde que se lanzara al mercado la primera generación de este vehículo. Asimismo, destacó que el MX-5 combina una estética "muy lograda" con una maniobrabilidad "perfecta", gracias a su tracción trasera, así como unos precios "atractivos".

La actual versión de este auto fue renovada el pasado año y está disponible con capota blanda o en la variante Roadster Coupe. El Director de Ventas de la firma automovilística japonesa en Reino Unido, Mark Cameron, explicó que para su empresa "es un orgullo" recibir este premio. "En la línea del Mazda MX-5 para 2010 hemos querido asegurarnos de que la versión de capota blanda siga ofreciendo placer al volante en estado puro", añadió.

El Mazda MX5 continúa siendo uno de los vehículos más premiados de la marca tanto en sus nuevas versiones como en las anteriores. Hace poco, en noviembre de 2009, el modelo fue elegido, también en el Reino Unido, como el mejor vehículo de ocasión de la década, según la web de compraventa británica www.carsite.co.uk, una de las más importantes de ese país. Para llegar a esta conclusión, se consideró una combinación de varios elementos: fiabilidad, prestaciones, costos de mantenimiento, valores residuales, opinión del propietario y satisfacción del cliente. El Mazda MX5 representa entonces, para el mercado automotor de los usados de ese país, la mejor opción en cuanto a oportunidad de negocio por su altísima relación costo-beneficio.