BMW Vision Next 100: un vistazo al futuro de la marca alemana

Con motivo de la celebración de su primer centenario, la marca propone este vehículo conceptual que resume la visión de BMW para los próximos 100 años.

El progreso es un principio que ha guiado la filosofía de BMW Group a lo largo de su historia. Para la marca, progresar significa pensar a futuro, con el fin de encontrar soluciones innovadoras de movilidad. Conceptos de control y vehículos nuevos, así como trenes de rodaje sustentables son un aspecto de esto; otro consta de una conectividad comprehensiva que va mucho más allá del vehículo mismo e incluye características convenientes modernas tales como vehículos de uso compartido o estaciones de carga para vehículos eléctricos; enfatizando así su habilidad para identificar las tendencias automotrices e implementarlas con éxito para satisfacer los requerimientos de los clientes.

El BMW Group comenzó a celebrar el aniversario número 100 de la marca BMW el 7 de marzo de 2016. Con vehículos avanzados, el reposicionamiento exitoso de las marcas MINI y Rolls-Royce, los conceptos de tecnología BMW EfficientDynamics y BMW ConnectedDrive o el servicio de vehículo compartido DriveNow – ningún otro fabricante de vehículos premium ha sido tan exitoso como BMW durante los últimos años en términos de generar tecnologías nuevas, conceptos y ventas. La sustentabilidad es otra área en la que BMW ha integrado su filosofía central de forma constante y comprehensiva como ningún otro fabricante de vehículos. Durante años, la empresa ha obtenido marcas importantes en las clasificaciones de sustentabilidad más importantes.

Las nuevas experiencias de conducción que esperan los clientes de BMW se demuestran en un vehículo de visión altamente emotivo que fue presentado durante las celebraciones de centenario de BMW en la sede Olympliahalle en Múnich: el BMW Vision Next 100.

En su exterior, la silueta del concepto evoca un coupé deportivo tan elegante como un sedán premium. A pesar de sus 4.9 metros de largo, la baja altura del vehículo de tan sólo 1.37 metros lo hace verse extremadamente compacto. La sorpresa viene en forma de un espacio interior inusualmente espacioso. La baja carrocería con su inteligente flujo de aire proporciona un rendimiento aerodinámico óptimo. Otras innovaciones impresionantes incluyen los pasos de rueda completamente cubiertos que no sólo establecen estándares nuevos en términos de cinemática, rendimiento de conducción y diseño, sino que también siguen los movimientos de dirección del conductor. Como resultado, la carrocería de este vehículo tiene un coeficiente de resistencia récord de 0.18.

Los conductores ahora pueden seleccionar si les gustaría controlar de forma activa al vehículo o disfrutar de una conducción completamente automatizada. El vehículo utiliza sensores inteligentes para detectar al conductor tan pronto llegue a su vehículo. La puerta de ala se abre de forma automática y el volante se retrae hacia el tablero. Una vez que el conductor esté sentado, sólo debe tocar el logo BMW en el volante para activar todos los sistemas: la puerta se cierra de manera automática, el volante se mueve a la posición de conducción, y el vehículo está listo para salir.

En su interior, el BMW Vision Next 100 elimina de forma deliberada las pantallas y botones convencionales, permitiendo al conductor comunicarse de forma intuitiva con el vehículo. En el centro de la inteligencia del vehículo: una característica llamada Companion (compañero). El nombre se refiere a un sistema de inteligencia artificial (sensores, procesamiento de datos, conectividad) que aprende del conductor durante el paso del tiempo y lo apoya de manera sutil en cada situación de tránsito. Visualmente representado con una escultura pequeña en la parte frontal del panel de instrumentos debajo del parabrisas, el Companion asegura una representatividad y comunicación constantes con el conductor.

Según la marca, este sistema agrupa un importante grupo de características como: Aprendizaje profundo, Asistente inteligente, Pantalla Head-Up análoga de contacto, Comunicación intuitiva de las recomendaciones de los sistemas de asistencia y por supuesto, conducción autónoma.

Una vez que se ha encendido el BMW Vision Next 100, el conductor puede seleccionar uno de dos modos: conducir el vehículo él mismo en modo Boost activo o dejar que el vehículo lo conduzca en el modo Ease completamente automático. Tanto en modo Ease como en modo Boost, el vehículo visionario no genera emisiones. Otros usuarios del camino pueden saber por la línea iluminada alrededor de la rejilla de riñón BMW así como por una firma de luz especial en los faros delanteros y en los faros traseros, si el vehículo está siendo operado por el conductor o si se está conduciendo de forma completamente automática. El Companion en el tablero es otro indicador. Desplegado en el modo Ease, es visible a todos los demás usuarios del camino. En el modo Boost, se retrae por completo en el tablero. Presionar el logo BMW en el volante es todo lo que se necesita para cambiar de modo.