Audi quattro: 30 años de evolución; desde 1980 Audi ha vendido 3,3 millones de vehículos con el sistema quattro en todo el mundo.

Hace 30 años, Audi mostró por primera vez su sistema quattro en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra. En tres décadas, la marca de los cuatro aros ha vivido grandes momentos de gloria con esta tecnología y no solo en el tema de la competición en donde son muy fuertes.

Hoy, la tecnología Audi quattro es toda una leyenda, y ha supuesto una larga relación de éxitos comerciales que todavía tiene mucho recorrido por delante.

El nacimiento del primer quattro es fruto de una idea genial: adaptar a un turismo de calle el sistema de tracción total que, inicialmente, Audi desarrolló para un todoterreno con fines militares, y que consiste en repartir la fuerza de impulso entre las cuatro llantas en lugar de dos, con el objetivo de aumentar la estabilidad.

Con la carrocería modificada de un Audi Cupé y un motor de cinco cilindros turboalimentado de 200 CV, el Audi quattro presentado en 1980 por el entonces director de la marca, el Dr. Ferdinand Piëch, supuso toda una revolución en la industria automotriz mundial: nunca antes un carro deportivo de calle había demostrado unas cualidades dinámicas semejantes.

Desde entonces, Audi comprendió que el sistema quattro no sería exclusivo de sus futuros modelos deportivos, sino que sus turismos se distinguirían de la competencia siempre que la motricidad fuese un límite para la estabilidad.

El sistema de tracción total quattro dominó en las pistas de rallies. Audi se ganó cuatro campeonatos mundiales sucesivos entre 1982 y 1984, y estableció registros históricos en la mítica subida al Pikes Peak, hasta que tras la abolición de los ya legendarios Grupo B el equipo oficial de la fábrica se volcó en los circuitos permanentes de alta velocidad.

Luego de los exigentes territorios de los rallies, la tracción total permanente quattro pasó a los autódromos, a las pistas de asfalto. Desde su primera victoria en el campeonato estadounidense TrasAm de 1988 hasta el año 1996, el Audi A4 quattro Superturismo venció en los siete campeonatos nacionales de turismos que se corrieron ese entonces.

Desde ese primer quattro de 1980, Audi cuenta ahora con un portafolio enrome de carros de calle con tracción a las cuatro ruedas y esto apenas es una parte de los avances de tecnología que la marca aplica en busca de seguridad, eficacia y placer de conducción.

La evolución ha sido notable. Desde el rudimentario pero eficaz sistema del primer quattro, con tres diferenciales libres (central y el trasero bloqueables), se dio lugar en 1987 al uso de una configuración con un mecanismo TorSEN de engranajes helicoidales en el diferencial central.

Un año después con la aparición del motor V8, y posteriormente en el A8, empezó a utilizarse el embrague multidisco con control electrónico junto a un TorSEN trasero (o dos diferenciales TorSEN, uno central y otro trasero, en la versión con cambio manual), hasta que en 1994 se implantó la configuración más utilizada en casi toda la gama, un TorSEN central con diferenciales libres delante y detrás, y el sistema de control de tracción haciendo las veces de autoblocante.

T a mediados de los 90, entonces Audi hizo sus nuevos lanzamientos con la entrada en segmentos en los que la marca alemana no había tenido representación. Fiel a esta tecnología de tracción total, los ingenieros continuaron el desarrollo para todos los modelos.

Por ejemplo, para los Audi A3 y Audi TT, con motor en posición transversal en vez de longitudinal, se aprovechan las ventajas del sistema de embrague Haldex con control electrónico. En el primer SUV de la marca, el Q7, se montó por primera vez un diferencial central asimétrico.

El año pasado, en el último S4 se estrenó un diferencial activo que eleva las cotas de eficacia a límites nunca antes alcanzado en un auto de calle, y para el R8 se desarrolló una opción con un acoplamiento viscoso que garantiza la máxima deportividad.

“Para el futuro, Audi mantiene una evolución constante de la tracción total permanente quattro porque ha demostrado a través de la historia que es la mejor solución para ofrecer emoción, seguridad de conducción y un comportamiento dinámico inigualable”, dijo Marco Aurelio Pastrana, gerente de Audi, marca que comercializa el grupo VAS Colombia.

No en vano, en el último prototipo de Audi, el e-tron, un deportivo eléctrico, la tracción quattro presenta una nueva era. Al utilizar un motor eléctrico independiente en cada rueda, el Audi e-tron se aprovecha de lo que los ingenieros de Audi denominan vectorización del torque motor, o aceleración selectiva de las ruedas. Mediante ese sistema, se controla totalmente la dinámica del vehículo haciendo lo propio con la fuerza que cada uno de los cuatro motores eléctricos transmite a cada rueda en cada momento.

En las vitrinas de Audi en Colombia, los asesores comerciales tienen una gama de modelos con tracción total permanente quattro que abarca 120 versiones que son el resultado de combinar este tipo de tracción con diferentes motores, carrocerías y cajas de cambios. Allí, el cliente puede armar su vehículo de acuerdo con su conveniencia.

Lo mejor de esta tecnología es que Audi la ofrece, no solo sólo en sus modelos más potentes y deportivos, sino satisface la enorme necesidad de las personas y familias que buscan seguridad, eficacia y placer de conducción: ventajas que solo la tracción total en combinación con motores diesel, de gasolina o con carrocerías descapotables, se ofrece en Audi.

Desde que el sistema apareció en 1980 hasta diciembre pasado, se han fabricado más de 3’300.000 vehículos Audi quattro. La evolución continúa y grandes proyectos de investigación están en marcha con base en este sistema.