Polestar debuta como marca con un coupé de 600 caballos: el Polestar 1

Polestar 1

La anterior división deportiva de Volvo ahora es una marca independiente y llegará al mercado con un coupé híbrido que se fabricará desde 2019.

Para entender la llegada de este inédito cupé de la nueva marca Polestar, hay que remontarnos a sus raíces en Volvo y, concretamente, al Autoshow de Frankfurt 2013. Justo en ese escenario, la firma sueca presentaba el Concept Coupé, un prototipo cuyas soluciones estéticas, mecánicas y tecnológicas fueron el punto de partida para toda la generación actual de modelos Volvo.

Y precisamente, Polestar también se basa en aquel concepto para  materializar su primer modelo como marca independiente, que recibe el nombre de Polestar 1. Evidentemente sus líneas nos recuerdan a modelos como el sedán S90 y varios detalles estéticos son similares a los modelos más recientes de la casa sueca. Sin embargo, este cupé de 4,5 metros de longitud tiene una personalidad propia, que recuerda ligeramente a uno de los Volvo más emblemáticos: el P1800.

Como se espera de un coupé, la carrocería del nuevo Polestar 1 es ancha y musculosa, con tres volúmenes muy marcados donde se destacan unos voladizos cortos, una línea de techo inclinada hacia atrás y un capó alargado. Esta va montada sobre una versión modificada de la plataforma modular SPA de Volvo, con cambios en 50% de sus componentes y una menor distancia entre ejes (2,62 metros).

El interior también adopta muchos elementos estéticos y tecnológicos ya vistos en Volvos de reciente presentación, pero la novedad es que los apliques interiores son de fibra de carbono, mientras que muchos paneles de la carrocería están hechos de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Polestar afirma que de esta forma ha logrado mantener un peso contenido, incrementado  la rigidez torsional y conseguido un bajo centro de gravedad.

Como ya se ha mencionado, el nuevo Polestar 1 tiene un esquema híbrido, compuesto de un motor 2,0 litros de gasolina (asistido por turbo y supercargador) del  que no se menciona su potencia, junto con dos motores eléctricos que mueven las ruedas traseras (los cuales producen 218 HP en total), los cuales son controlados por la función torque-vectoring, lo que le permite a cada uno mover de manera independiente las ruedas traseras y regular su funcionamiento en función de la situación de conducción.

Tal como cualquier auto híbrido, hay varios modos de manejo. En el caso del nuevo Polestar 1 se denominan ‘Pure’ y ‘Power’, siendo el primero el que activa únicamente los motores eléctricos (cuya batería permite una autonomía de hasta 150 km), mientras que el segundo conecta todos los sistemas, entregando una potencia total de 600 HP y un torque máximo de 1.000 Nm.

A fin de entregar una dinámica de conducción muy precisa, Polestar ha recurrido a diversos especialistas para poner a punto elementos como la suspensión adaptativa CESi con amortiguación de dureza variable (Öhlins), el eje posterior (GKN) o los frenos de disco de 400 mm de diámetro con mordazas de seis pistones (Akebono). A ello se suma un reparto de pesos muy equilibrado: 48% delante y 52% detrás.

MADE IN CHINA. Un detalle importante es que el nuevo Polestar 1 será construido en el Polestar Production Centre de la ciudad de Chengdu, China, que estará en capacidad de armar un máximo de 500 unidades anuales para su distribución global y será el centro de producción exclusivo de esta nueva marca, que nace tras una inversión de 650 millones de dólares entre Volvo Cars y Geely Holdings para desarrollarla y consolidarla.

Galería: Polestar 1

bwd  Página 1/2  fwd