senna-23-anos-b

El terrible fin de semana en el que Ayrton Senna da Silva murió en el circuito de Imola, Italia, hace 23 años

Ayrton Senna minutos antes de su muerte 

Ayrton fue el mejor piloto contra quien competí, por un enorme, enorme margen. Cuando murió, una parte de mi murió también. Ayrton era el mejor, y por mucho“, Alain Prost, cuatro veces campeón del mundo en Fórmula 1 y el gran ‘enemigo’ de Ayrton Senna dentro y fuera de la pista.

El fin de semana entre el 30 de abril y el 1 de mayo de 1994 pasó a los anales de la Fórmula 1 como el más trágico y triste de la historia del automovilismo mundial. El sábado 30 el austriaco Roland Ratzenberger, de 33 años y quien llegó a la máxima categoría de la velocidad por sus propios medios y gracias al apoyo de su familia, se estrelló contra una pared de concreto a 314,9 kilómetros por hora, se rompió la cabeza y llegó muerto al hospital.

La terrible noticia obviamente enrareció el ambiente ese fin de semana, pero hubo alguien que en su cara, sus gestos y su actitud siempre ganadora, se notaba más afectado. Se trataba de la super estrella brasileña Ayrton Senna, triple campeón del mundo, considerado por muchos aún, como el mejor piloto de la historia y un hombre de un carisma y presencia mediática inigualables.

senna-23-anos-b

Alain Prost y Ayrton Senna cuando fueron compañeros en McLaren Honda

Tras brillar con luz propia en la escudería McLaren Honda, donde fue compañero del francés Alain Prost (considerado otro gigante histórico de la categoría), en una relación que terminó casi en la enemistad absoluta con jugadas sucias de parte y parte; Senna buscaba desesperadamente cambiar de escudería porque el carro no le estaba dando para ganar.

Un año antes el mismo Prost lograba su cuarto y último título a bordo de un Williams Renault, mientras se confirmaba su retiro definitivo y la llegada de Ayrton como su reemplazo a la mejor escudería hasta entonces. En el papel, el brasileño tenía todo para igualar los títulos de Prost y, por qué no, hasta optar por un quinto. Pero como en el automovilismo el carro es el que manda, los monoplazas de la temporada 1994 de Williams no eran tan veloces como antes y una naciente escudería denominada Benetton y propulsada por motores Ford, amenazaba con optar por el título gracias a una potente mecánica y aerodinámica, conducidas por un muy joven y talentoso piloto alemán llamado Michael Schumacher.

Senna logró arrancar primero en los dos Grandes Premios que se corrieron antes de ese fatídico 1 de mayo de 1994. En ambos no logró terminar por accidente y en el tercero también logró la pole, lideró por cinco vueltas y… ya sabemos el desenlace.

senna-23-anos-a

Trabajos periodísticos de diferentes fuentes dejan en claro que Ayrton Senna presentía algo. A su novia, la modelo carioca Adriane Galisteu, le dijo que no tenía buenos presentimientos para la carrera. “Si pudiese, no correría“, le comentó.

Su gran amigo, Sid Watkins, médico oficial de la categoría, lo abordó justo en la mañana del domingo cuando el cadáver de Ratzenberger ya estaba siendo velado. “Ya todos sabemos que eres el mejor piloto del mundo. Déjalo y nos vamos a pescar”. –”Sid, hay ciertas cosas sobre las que no tengo control. No puedo retirarme, tengo que seguir“, le respondió Senna.

Pero también se sabe que a Ayrton le obsesionaba tener más títulos que Prost, a quien siempre quiso ‘humillar’ en la pista (como dijo el propio Prost), cosa que logró varias veces gracias a su velocidad innata. Por eso es casi seguro que el brasileño no quiso irse a pescar con Sid Watkins porque estaba en la Fórmula 1 para ser el mejor de la historia y refrendarlo con cifras.

senna-23-anos-e

Prost y Senna

Extrañamente, esa mañana del domingo en que se apagó su vida, Ayrton Senna fue un par de veces al puesto de televisión donde Prost (ya retirado) era comentarista. Se sentó a su lado y aunque no hablaron casi, Senna buscó su compañía. “Fue la primera vez que lo vi así: frágil“, comentó Alain Prost. Ahora los enemigos fungían como amigos.

Ya a bordo de su monoplaza, Ayrton dijo por el intercomunicador: “Un saludo especial para mi querido amigo Alain“. Y vueltas más adelante replicó: “Te extrañamos Alain. Esto no es lo mismo sin ti“. Senna, un hombre de fe amado por todos, no quiso irse sin dejar claro que no había nada que perdonarle a Prost.

Lo demás es historia: Ayrton Senna da Silva murió de un trauma craneoencefálico tras estrellarse a 310 km/h contra un muro de cemento. Y un par de días después, en funeral multitudinario, tal vez el más grande que se recuerde en Brasil, Alain Prost fue el primero en cargar su féretro rumbo al cementerio de Morumbi en Sao Paulo, donde hoy reposan los restos del, sin duda alguna, más inolvidable y carismático hombre que ha acelerado a fondo en este planeta.

Nunca te olvidaremos Ayrton.

Jaime Gabriel Abozaglo
Editor en Autosdeprimera.com

senna-23-anos-d

El monoplaza de Senna luego del accidente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *